Salud de los hombres

Guías clínicas para la pielonefritis

Pin
Send
Share
Send
Send


La pielonefritis, cuyas recomendaciones clínicas para el tratamiento dependen de la forma de la enfermedad, es una enfermedad inflamatoria de los riñones. Factores que afectan la aparición de pielonefritis: urolitiasis, estructura irregular de los conductos urinarios, cólicos renales, adenoma de próstata, etc.

La inflamación de los riñones puede causar cualquier persona. Sin embargo, están en riesgo las niñas de 18 a 30 años, los hombres mayores y los niños menores de 7 años. Los médicos distinguen dos formas de pielonefritis: crónica y aguda.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis aguda.

La pielonefritis aguda es una enfermedad infecciosa de los riñones. La enfermedad se desarrolla rápidamente, literalmente, en unas pocas horas.

Los síntomas de la inflamación renal aguda:

  • un fuerte aumento de la temperatura a 39 ° C y más
  • dolor de espalda agudo en calma y en la palpación,
  • dolor lumbar al orinar,
  • presión arterial alta
  • náuseas o vómitos
  • escalofríos

    En caso de síntomas, debe comunicarse de inmediato con su urólogo o nefrólogo y no debe automedicarse. El médico debe realizar un diagnóstico para confirmar el diagnóstico. El hecho de la inflamación aguda de los riñones ayudará a identificar pruebas generales de orina y de sangre (el nivel de glóbulos blancos superará significativamente la norma) y la ecografía de los riñones. El médico también puede prescribir una resonancia magnética o tomografía computarizada.

    La pielonefritis aguda debe tratarse de forma permanente. Al mismo tiempo, es necesario eliminar no solo los síntomas, sino también las mismas causas de la enfermedad. Si no inicia el tratamiento a tiempo, la pielonefritis aguda puede convertirse en crónica y luego en insuficiencia renal.

    El tratamiento terapéutico de la inflamación aguda incluye medicamentos antibacterianos (antibióticos) y vitaminas. Con inflamación severa puede ser la cirugía. En los primeros días de la enfermedad es necesario observar el reposo en cama. Al mismo tiempo, no se permite ni siquiera subir al baño, por lo que es importante someterse a un tratamiento permanente.

    Las recomendaciones clínicas para la pielonefritis incluyen el cumplimiento. En el período de inflamación aguda debe:

  • Mantente caliente Usted no puede supercool.
  • Bebe muchos líquidos. Un adulto necesita beber más de 2 litros de líquido por día. Niños - hasta 1,5 litros. Durante este período, es útil beber jugos agrios de cítricos (toronja, naranja, limón). El hecho es que el ambiente ácido mata las bacterias y el proceso de tratamiento será más rápido y más fácil.
  • Seguir una dieta. Excluya de la dieta todos los productos fritos, grasos, picantes, horneados y productos de panadería. Reducir dramáticamente el uso de sal y caldo de carne fuerte.
  • Si se siguen todas las recomendaciones, el tratamiento tomará aproximadamente 2 semanas. Pero la cura completa viene en 6-7 semanas. Por lo tanto, no se puede dejar de tomar la medicina. Es necesario someterse a un tratamiento completo según lo prescrito por un médico.

    Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis crónica.

    Según las estadísticas, alrededor del 20% de la población mundial sufre de pielonefritis crónica. Es una enfermedad inflamatoria de los riñones que puede desarrollarse a partir de la pielonefritis aguda, pero se presenta principalmente como una enfermedad separada.

    Los síntomas de la inflamación crónica del riñón:

    • micción frecuente,
    • el aumento de temperatura irrazonable no es superior a 38 ° С, y por lo general en las noches,
    • ligera hinchazón de las piernas al final del día,
    • leve hinchazón de la cara por la mañana,
    • dolor en la parte baja de la espalda
    • Fatiga severa, a menudo sin razón,
    • presión arterial alta

    El diagnóstico se puede confirmar mediante análisis de sangre y orina. En general, la sangre reducirá la hemoglobina y, en el análisis de la orina, el aumento de glóbulos blancos y la bacteriuria. En caso de enfermedad crónica, no tiene sentido realizar una ecografía de los riñones, ya que no mostrará nada. Es importante entender que solo un médico puede diagnosticar. No se automedique.

    En la pielonefritis crónica, también puede recibir tratamiento en el hogar, pero solo si la temperatura y la presión arterial no aumentan, no hay náuseas ni vómitos, dolor agudo ni supuración. Para el tratamiento, el médico debe prescribir antibióticos y urosépticos. El tratamiento terapéutico dura al menos 14 días.

    Durante el tratamiento, como en el caso de la inflamación aguda, vale la pena observar el régimen:

    En el caso de las enfermedades crónicas ayudará a la medicina tradicional. Es necesario gastar en bebida a base de hierbas renales. El curso de la medicina herbal - 2 veces al año (otoño y primavera). El efecto terapéutico tendrá un tratamiento de spa con aguas minerales.

    Lo más importante en el tratamiento de la pielonefritis: es el momento de identificar la enfermedad. Además, en el futuro es importante no frenar demasiado, beber muchos líquidos e higiene.

    Hepatitis C: una guía rápida (la Guía breve de Flying Publisher sobre la hepatitis C) 2011

    Si tiene hepatitis B crónica (información de los CDC) traducción al ruso

    Vida con hepatitis C crónica (información de los CDC) Traducción al ruso

    Protocolo clínico Gestión de EACS y tratamiento de la infección por VIH en adultos en Europa (Guía práctica de EACS) 2010 Traducción al ruso

    Descargar Borreliosis transmitida por garrapatas ixódicas en niños y adultos (recomendaciones metódicas del Instituto de Investigación de Infecciones Infantiles SPb) 2010

    Pautas para el tratamiento de la influenza H1N1 (recomendaciones de los Anestesiólogos y reanimadores de la Federación de Rusia) Enero de 2011

    Terapia intensiva para la influenza (recomendaciones de expertos del comité oficial de RAMS) Febrero de 2011

    Pautas para el tratamiento de la forma de la influenza H1N1 (experiencia de KIB im Botkin) 2009 descarga

    Facultad de medicina

    Lechefacultad militar Es la misma edad que la Universidad médica del estado de Altai, en 1954 la formación de la universidad comenzó con ella. Es el número más grande de estudiantes entre todas las universidades del territorio de Altai y una de las más grandes entre las universidades médicas de Rusia. Como facultad médica básica, ayudó con su personal y subdivisiones estructurales a todas las facultades de reciente apertura (mejora de médicos, farmacéutica, dental, medicina preventiva, educación superior de enfermería).

    En el futuro, es posible una posterior especialización de posgrado en pasantías (cirugía, terapia, obstetricia y ginecología, anestesiología y cuidados intensivos, endocrinología, etc.), así como capacitación en estudios de residencia y posgrado.

    En los últimos años, los graduados de la facultad de medicina superan con éxito la certificación final del estado y reciben un título de médico, lo que les permite seleccionar más de 100 especialidades médicas.

    De acuerdo con el Programa del Ministerio de Salud de la Federación Rusa, la facultad de medicina de la Institución Estatal de Educación Presupuestaria de Educación Médica Superior de la ASMU capacita a médicos en la especialidad: 31.05.01 "Medicina General".

    En relación con la transición a nuevos estándares educativos, en los que, en particular, se pone énfasis en aumentar y mejorar la formación práctica de los estudiantes, el profesorado ha desarrollado, implementado y mejorado un módulo especial para cuantificar la calidad de la formación práctica de los estudiantes, así como el papel (contribución) de cada disciplina ( Departamento). Consta de los siguientes submódulos: Libro de habilidades prácticas contables (habilidades) del estudiante durante todo el período de estudio en la especialidad "Medicina general". Los resultados de la autoevaluación final (auto-certificación) de un graduado de LF (para los principales bloques seleccionados de conocimiento y habilidades). Matriz de responsabilidad y autoridad de los departamentos involucrados en la formación práctica de los alumnos, permitiendo evaluar la contribución de cada departamento. Programa de control y análisis informático para la oficina del decano sobre la evaluación de los conocimientos y habilidades de los estudiantes y la contribución de los departamentos al nivel final para dominarlos (Certificado de registro estatal del programa informático del Servicio Federal de Protección y Propiedad Intelectual Nº 20106114917 del 28 de julio de 2010).

    El principal programa educativo en la especialidad 31.05.01 "Medicina" de la facultad de medicina de nuestra universidad durante los últimos 5 años (2010, 2011, 2012, 2013 y 2014) se encuentra entre los ganadores del concurso de toda Rusia "Mejores programas educativos de la Rusia innovadora"

    En 2009, se celebró el aniversario de graduación de la facultad de medicina, que por quincuagésima vez se unió a las filas de los médicos en los hospitales del territorio de Altai y más allá.

    En 2014, la facultad, así como toda nuestra universidad, celebró su 60 aniversario. Actualmente, alrededor del 90% de los médicos en el territorio de Altai son graduados de la ASMU, en particular, la facultad de medicina. Los graduados de la facultad realizan actividades profesionales en instituciones sanitarias de diversas formas de propiedad, autoridades sanitarias, instituciones educativas vocacionales, instituciones de investigación, instituciones de protección social, etc. Nuestros graduados trabajan con éxito en muchas regiones de Rusia y en el extranjero en más de 15 países del mundo. Alemania, Israel, EE. UU., Canadá, Siria, India, Pakistán, Afganistán, países de África y el extranjero cercano.

    Información sobre el nivel de educación implementado.

    en la facultad de medicina

    Para estudiantes en cursos 1-6 - Estado federal.Estándar educativo (GEF, 2016)

    Direccion de formacion - “Medicina” 35.05.01

    Titulación de grado (grado) - médico general

    Diploma de especialidad - "Negocio médico"

    Duración del estudio - 6 años

    Más de 2 mil personas están inscritas en seis cursos de la facultad de medicina, incluidos más de 100 estudiantes extranjeros. Los graduados son recibidos y capacitados por contrato de las Repúblicas de Altai, las Repúblicas de Tyva y los países vecinos: Tayikistán, Kazajstán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Ucrania, así como otros países: Siria, China, Mongolia, Irak, Egipto, Nigeria, Marruecos y otros. La educación de ciudadanos extranjeros comienza con el 1er curso en el idioma del mediador: el inglés.

    ¿Qué es la pielonefritis crónica?

    La pielonefritis crónica es una consecuencia de la pielonefritis aguda no tratada o no diagnosticada. Se considera posible hablar de pielonefritis crónica ya en aquellos casos en que la recuperación no se produce después de la pielonefritis aguda dentro de 2-3 meses. La literatura discute la posibilidad de una pielonefritis crónica primaria, es decir, sin antecedentes de pielonefritis aguda. Esto explica, en particular, el hecho de que la pielonefritis crónica ocurre con más frecuencia que aguda. Sin embargo, esta opinión no está suficientemente fundamentada y no es reconocida por todos.

    Patogenia (¿qué está pasando?) Durante la pielonefritis crónica

    El examen patológico de los pacientes con pielonefritis crónica revela macroscópicamente una disminución en uno o ambos riñones, como resultado de lo cual difieren en tamaño y peso en la mayoría de los casos. Su superficie es desigual, con áreas de depresión (en el sitio de cambios cicatriciales) y protuberancias (en el sitio de tejido no afectado), a menudo gruesas. La cápsula fibrosa está engrosada, es difícil separarla del tejido renal debido a las numerosas adherencias. En la superficie de la incisión del riñón, áreas visibles de tejido cicatricial de color grisáceo. En la etapa avanzada de la pielonefritis, la masa renal disminuye a 40-60 g. Las copas y la pelvis están algo dilatadas, sus paredes engrosadas y la mucosa está esclerosada.

    Una característica morfológica característica de la pielonefritis crónica, así como aguda, son los focos y el polimorfismo del daño al tejido renal: junto con las áreas del tejido sano, hay focos de infiltración inflamatoria y zonas de cambios en el Cicatricial. El proceso inflamatorio afecta principalmente al tejido intersticial, luego los túbulos renales están involucrados en el proceso patológico, cuya atrofia y muerte se producen debido a la infiltración y el endurecimiento del tejido intersticial. Y al principio las secciones distales y proximales de los túbulos se dañan y mueren. Los glomérulos están involucrados en el proceso patológico solo en la etapa tardía (terminal) de la enfermedad, por lo tanto, la reducción de la filtración glomerular ocurre mucho más tarde que el desarrollo de la deficiencia de concentración. Comparativamente, los cambios patológicos tempranos se desarrollan en la sosuda y se manifiestan como endarteritis, hiperplasia de envoltura media y esclerosis arteriole. Estos cambios conducen a una disminución del flujo sanguíneo renal y la aparición de hipertensión arterial.

    Los cambios morfológicos en los riñones generalmente crecen lentamente, lo que causa la duración a largo plazo de esta enfermedad. Debido a la lesión más temprana y predominante de los túbulos y a una disminución en la capacidad de concentración de los riñones, la diuresis con baja y luego con una densidad monotónica relativa de orina (hipo e isohipostosturia) persiste durante muchos años. La filtración glomerular también permanece en un nivel normal durante mucho tiempo y disminuye solo en la etapa tardía de la enfermedad. Por lo tanto, en comparación con la glomerulonefritis crónica, el pronóstico en pacientes con pielonefritis crónica es más favorable en relación con la esperanza de vida.

    Síntomas de la pielonefritis crónica

    El curso y el cuadro clínico de la pielonefritis crónica dependen de muchos factores, incluida la localización del proceso inflamatorio en uno o ambos riñones (unilateral o bilateral), la prevalencia del proceso patológico, la presencia o ausencia de obstrucción del flujo urinario en el tracto urinario, la efectividad del tratamiento previo, la posibilidad de enfermedades concomitantes. .

    Los signos clínicos y de laboratorio de la pielonefritis crónica son más pronunciados en la fase aguda de la enfermedad y son insignificantes en el período de remisión, especialmente en pacientes con pielonefritis latente. En la pielonefritis primaria, los síntomas de la enfermedad son menos pronunciados que en la secundaria. La exacerbación de la pielonefritis crónica puede parecerse a la pielonefritis aguda y se acompaña de fiebre, a veces hasta 38-39 ° C, dolor en la región lumbar (en uno o ambos lados), fenómenos disúricos, deterioro del estado general, pérdida de apetito, dolor de cabeza, a menudo (a menudo en niños) a) Dolor abdominal, náuseas y vómitos.

    Se puede observar un examen objetivo del paciente hinchazón de la cara, pálido o hinchazón de los párpados, a menudo debajo de los ojos, especialmente en la mañana después del sueño, palidez de la piel, síntoma de Pasternatsky positivo en un lado (izquierdo o derecho) o en ambos lados pielonefritis bilateral. En la sangre, se detectan leucocitosis y un aumento en la VSG, cuya gravedad depende de la actividad del proceso inflamatorio en los riñones. Aparecen o aumentan los leucocitos, la bacteriuria, la proteinuria (generalmente que no exceden 1 g / ly solo en algunos casos alcanzan los 2,0 go más por día), en muchos casos se detectan leucocitos activos. Hay una poliuria moderada o severa con hipostenuria y nicturia. Los síntomas mencionados, especialmente si hay antecedentes de indicaciones de pielonefritis aguda, permiten determinar el diagnóstico de pielonefritis crónica de forma relativamente fácil, oportuna y correcta.

    Las dificultades diagnósticas más importantes son la pielonefritis en remisión, especialmente primaria y con un curso latente. En tales pacientes, el dolor en la región lumbar es insignificante e inconstante, doloroso o tirante. En la mayoría de los casos, los fenómenos disúricos están ausentes o rara vez se observan y son poco pronunciados. La temperatura suele ser normal y solo ocasionalmente (más a menudo en las noches) sube a los números de subfebrile (37-37,1 ° С). La proteinuria y la leucocturia también son insignificantes y variables. La concentración de proteínas en la orina varía de trazas a 0.033-0.099 g / l. El número de leucocitos durante los análisis repetidos de la orina no excede la norma o alcanza 6-8, con menos frecuencia 10-15 en el campo de visión. Los leucocitos activos y la bacteriuria en la mayoría de los casos no se detectan. A menudo hay una anemia leve o moderada, un ligero aumento en la VSG.

    Con un largo curso de pielonefritis crónica, los pacientes se quejan de fatiga incrementada, rendimiento disminuido, pérdida de apetito, pérdida de peso, letargo, somnolencia y, en ocasiones, dolores de cabeza. Posteriormente, síntomas dispépticos, sequedad y descamación de la piel. La piel adquiere un peculiar color amarillo grisáceo con un tono terroso. La cara está hinchada, con párpados pastosos constantes, la lengua está seca y cubierta con una pátina marrón sucia, la mucosa de los labios y la boca es seca y áspera. En el 40-70% de los pacientes con pielonefritis crónica (V. A. Pilipenko, 1973), a medida que avanza la enfermedad, se desarrolla hipertensión arterial sintomática, que alcanza en algunos casos un nivel alto, especialmente presión diastólica (180 / 115-220 / 140 mm Hg). . En alrededor del 20-25% de los pacientes, la hipertensión arterial se une ya en las etapas iniciales (en los primeros años) de la enfermedad. No hay duda de que la adición de hipertensión no solo produce cambios en el cuadro clínico de la enfermedad, sino que también agrava su curso. Como consecuencia de la hipertensión, se desarrolla hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón, a menudo con signos de sobrecarga y síntomas isquémicos, clínicamente acompañados de accidentes cerebrovasculares. Puede haber crisis hipertensivas con insuficiencia ventricular izquierda, accidente cerebrovascular dinámico y, en casos más graves, con accidentes cerebrovasculares y trombosis de los vasos cerebrales.La terapia antihipertensiva sintomática, si bien no es eficaz, si no se instala oportunamente, la génesis pielonefrítica de la hipertensión arterial y el tratamiento antiinflamatorio no se realiza.

    En las últimas etapas de la pielonefritis, se producen dolor en los huesos, polineuritis, síndrome hemorrágico. Los edemas no son característicos y prácticamente no se observan.

    Para la pielonefritis crónica en general y en las últimas etapas, la poliuria es especialmente característica, con descargas de hasta 2-3 litros o más de orina durante el día. Se describen casos de poliurea, que alcanzan de 5 a 7 litros por día, lo que puede conducir al desarrollo de hipopotasemia, hiponatremia e hipocloremia; la poliuria se acompaña de pollakiuria y nicturia, hipostenuria. Como resultado de la poliuria, aparecen sed y sequedad de boca.

    Los síntomas de la pielonefritis primaria crónica a menudo son tan escasos que el diagnóstico se hace muy tarde, cuando ya se observan signos de insuficiencia renal crónica o cuando se detecta accidentalmente la hipertensión arterial y se intenta establecer su origen. En algunos casos, un cutis peculiar, piel seca y membranas mucosas, teniendo en cuenta las afecciones asténicas, hacen sospechar una pielonefritis crónica.

    Diagnóstico de la pielonefritis crónica

    El establecimiento de un diagnóstico de pielonefritis crónica se basa en el uso integral de los datos clínicos de la enfermedad, los resultados de los estudios clínicos, de laboratorio, bioquímicos, bacteriológicos, de ultrasonido, de rayos X y de radioisótopos y, si es necesario, la posibilidad de datos de biopsias de riñón. Un papel importante pertenece a la historia cuidadosamente recogida. Una historia de indicaciones de cistitis, uretritis, pielitis, cólico renal, secreción de cálculos, así como desarrollo anormal de los riñones y el tracto urinario son siempre factores importantes a favor de la pielonefritis crónica.

    Las mayores dificultades en el diagnóstico de la pielonefritis crónica ocurren durante su curso latente y latente, cuando los signos clínicos de la enfermedad están ausentes o se expresan tan suavemente y no son característicos que no permitan un diagnóstico concluyente. Por lo tanto, el diagnóstico de la pielonefritis crónica en tales casos se basa principalmente en los resultados de los métodos de laboratorio, instrumentales y de investigación. En este caso, se asigna el papel principal al estudio de la orina y la detección de leucocturias, proteinuria y bacteriuria.

    La proteinuria en la pielonefritis crónica, como en la aguda, generalmente es insignificante y no excede, con raras excepciones, 1,0 g / l (más a menudo de trazas a 0,033 g / l), y la excreción diaria de proteína en la orina es inferior a 1,0 g La leucocturia puede ser de diversos grados de gravedad, pero más a menudo el número de leucocitos es de 5 a 10, de 15 a 20 en el campo de visión, y con menos frecuencia llega a 50 a 100 o más. Ocasionalmente, se encuentran en la orina cilindros hialinos y granulares.

    En pacientes con un curso latente de la enfermedad, a menudo con análisis de orina ordinarios, los análisis individuales o varios pueden no contener proteinuria ni leucocturia, por lo que es imperativo que los análisis de orina se realicen repetidamente a lo largo del tiempo, incluso según Kakovsky-Addis, Nechyporenko, para leucocitos activos, así como para la siembra La microflora urinaria y el grado de bacteriuria. Si la cantidad diaria de proteínas en la orina supera los 70-100 mg, la cantidad de leucocitos en la muestra de Kakovsky-Addis es más de 4 • 106 / día, y en el estudio de Nechiporenko, más de 2.5 • 106 / l, esto puede ser beneficioso. pielonefritis.

    El diagnóstico de pielonefritis se vuelve más convincente si se encuentran leucocitos activos o células de Sternheimer-Malbin en la orina de los pacientes. Sin embargo, no se debe sobreestimar su importancia, ya que se ha establecido que se forman con una presión osmótica baja de la orina (200-100 mosm / l) y nuevamente se convierten en glóbulos blancos normales con un aumento en la actividad osmótica de la orina. Por lo tanto, estas células pueden ser el resultado no solo de un proceso inflamatorio activo en los riñones, sino también del resultado de una baja densidad relativa de orina, que a menudo se observa en la pielonefritis. Sin embargo, si el número de leucocitos activos es más del 10-25% de todos los leucocitos excretados en la orina, esto no solo confirma la presencia de pielonefritis, sino que también indica su curso activo (M. Ya. Ratner y otros, 1977).

    Un signo de laboratorio no menos importante de la pielonefritis crónica es la bacteriuria, que excede de 50 a 100 mil en 1 ml de orina. Se puede encontrar en diferentes fases de esta enfermedad, pero con mayor frecuencia y más durante el período de exacerbación. En la actualidad, está comprobado que la bacteriuria llamada fisiológica (o falsa, aislada, sin proceso inflamatorio) no ocurre. La observación a largo plazo de pacientes con bacteriuria aislada, sin otros signos de riñón o tracto urinario, mostró que algunos de ellos con el tiempo revelaron un cuadro clínico detallado de la pielonefritis. Por lo tanto, los términos "bacteriuria" y aún más "infección del tracto urinario" deben tratarse con precaución, especialmente en mujeres embarazadas y niños. Aunque la bacteriuria aislada no siempre conduce al desarrollo de la pielonefritis, sin embargo, para prevenirla, algunos autores recomiendan tratar a cada paciente hasta que la orina sea completamente estéril (I.A. Borisov, V.V. Sura, 1982).

    El diagnóstico de pielonefritis debe considerarse el más convincente si el examen del paciente reveló simultáneamente leucocitturia, bacteriuria verdadera y glóbulos blancos activos.

    Para las formas poco sintomáticas, latentes y atípicamente fluidas de la pielonefritis crónica, cuando los métodos mencionados de análisis de orina no son suficientemente convincentes, se utilizan pruebas provocativas (en particular, prednisolona) para activar temporalmente el proceso inflamatorio actual en los riñones.

    En la pielonefritis crónica, incluso primaria, también es posible la hematuria, principalmente en forma de microhematuria, que, según V. A. Pilipenko (1973), ocurre en el 32,3% de los casos. Algunos autores (M. Ya. Ratner, 1978) distinguen la forma hematúrica de la pielonefritis. La hematuria macroscópica a veces acompaña a la pielonefritis calculosa o se desarrolla como resultado de un proceso destructivo en la bóveda de la copa (sangrado fornical).

    En la sangre periférica, la anemia y un aumento son más comunes. COE, con menos frecuencia, una leucocitosis pequeña con un cambio neutrofílico de la fórmula de leucocitos hacia la izquierda. En el proteinograma de la sangre, especialmente en la fase aguda, se observan cambios patológicos con hipoalbuminemia, hiper-a1 y a2-globulinemia, en las últimas etapas con hipogammaglobulinemia.

    En contraste con la glomerulonefritis crónica, en la pielonefritis crónica, no es la filtración glomerular la que disminuye primero, sino la función de concentración de los riñones, que resulta en la poliuria frecuentemente observada con hipo e isoestenia.

    Los trastornos de la homeostasis electrolítica (hipopotasemia, hiponatremia, hipocalcemia), que a veces alcanzan una gravedad considerable, se deben a poliuria y una gran pérdida de los iones mencionados con la orina.

    En la etapa muy avanzada de la pielonefritis crónica, la filtración glomerular se reduce significativamente, como resultado, la concentración de escorias nitrogenadas, urea, creatinina y nitrógeno residual aumenta en la sangre. Sin embargo, puede producirse una hiperasotemia transitoria durante la exacerbación de la enfermedad. En tales casos, bajo la influencia de un tratamiento exitoso, se restaura la función renal que libera nitrógeno y se normaliza el nivel de creatinina y urea en la sangre. Por lo tanto, el pronóstico de los signos de insuficiencia renal crónica en pacientes con pielonefritis es más favorable que en pacientes con glomerulonefritis crónica.

    El ultrasonido y los métodos radiológicos desempeñan un papel importante en el diagnóstico de la pielonefritis crónica, especialmente secundaria. El tamaño desigual de los riñones, la irregularidad de sus contornos, una disposición inusual se puede detectar incluso en una radiografía y una ecografía. Se puede obtener información más detallada sobre la violación de la estructura y la función de los riñones, el sistema cáliz-pelvis y el tracto urinario superior usando urografía excretora, especialmente infusión. Este último proporciona resultados más claros incluso con un deterioro significativo de la función excretora renal. La urografía excretora puede detectar no solo cambios en el tamaño y la forma de los riñones, su ubicación, la presencia de piedras en las copas, pelvis o uréteres, sino también para juzgar el estado de la función excretora total de los riñones. Expansión de las copas en forma de espasmo o palo, violación de su tono, deformación y expansión de la pelvis, cambios en la forma y el tono de los uréteres, anomalías en su desarrollo, estenosis, expansión, curvas, torsión y otros cambios a favor de la pielonefritis.

    En las últimas etapas de la enfermedad, cuando se producen arrugas en los riñones, se detecta una disminución en su tamaño (o uno de ellos). En esta etapa, la disfunción renal alcanza un grado significativo y la excreción del agente de contraste disminuye drásticamente y disminuye, y algunas veces está completamente ausente. Por lo tanto, en pacientes con insuficiencia renal grave, la urografía excretadora no es práctica, ya que el contraste del tejido renal y el tracto urinario se reduce considerablemente o no se produce en absoluto. En tales casos, con una necesidad urgente se recurre a la urografía por infusión o la pielografía retrógrada, así como a la obstrucción unilateral del uréter con insuficiencia de salida de orina. Si los contornos de los riñones en la revisión y la urografía excretora no se detectan claramente, y si se sospecha un tumor renal, se usa neumoretroperitoneo (neumoeno) y tomografía computarizada.

    La asistencia sustancial en el diagnóstico complejo de la pielonefritis es proporcionada por los métodos de radioisótopos: renografía y exploración renal. Sin embargo, su valor diagnóstico diferencial es relativamente pequeño en comparación con el examen de rayos X, ya que la función alterada y el cambio en la estructura de los riñones detectados con su ayuda no son específicos y pueden observarse en otras enfermedades renales, y la renografía, además, proporciona un alto porcentaje de errores de diagnóstico. Estos métodos le permiten establecer una violación de la función de uno de los riñones en comparación con el otro y, por lo tanto, son de gran importancia en el diagnóstico de la pielonefritis unilateral y secundaria, mientras que con la pielonefritis primaria, que a menudo es bilateral, su valor diagnóstico es pequeño. Sin embargo, en los diagnósticos complejos de pielonefritis crónica, especialmente cuando por una razón u otra (alergia a un agente de contraste, deterioro significativo de la función renal, etc.), la urografía excretora es imposible o está contraindicada, los métodos de investigación con radioisótopos pueden ser de gran ayuda.

    Para el diagnóstico de la pielonefritis unilateral, así como para aclarar el origen de la hipertensión arterial en grandes centros de diagnóstico, también se utiliza la angiografía de los riñones.

    Finalmente, si no es posible establecer el diagnóstico exacto, se muestra una biopsia de punción intravital del riñón. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que este método no siempre permite confirmar o excluir el diagnóstico de pielonefritis. Según I. A. Borisov y V. V. Sura (1982), mediante una biopsia por punción, el diagnóstico de pielonefritis solo se puede confirmar en el 70% de los casos. Esto se debe a que, en el caso de la pielonefritis, los cambios patológicos en el tejido renal son de naturaleza focal: el tejido sano está ubicado cerca de las áreas de infiltración inflamatoria, la penetración de una aguja de punción que da resultados negativos y no puede confirmar el diagnóstico de pielonefritis con su presencia indudable. Por lo tanto, solo los resultados positivos de la biopsia por punción, es decir, confirmar el diagnóstico de pielonefritis, tienen valor diagnóstico.

    La pielonefritis crónica debe diferenciarse principalmente con glomerulonefritis crónica, amiloidosis renal, glomeruloesclerosis diabética e hipertensión.

    La amiloidosis de los riñones en la etapa inicial, manifestada solo por una proteinuria insignificante y un sedimento urinario muy escaso, puede simular la forma latente de la pielonefritis crónica. Sin embargo, a diferencia de la pielonefritis, en la amiloidosis no hay leucocitosis, no se detectan leucocitos activos y bacteriuria, la función de concentración de los riñones se mantiene en un nivel normal, no hay signos radiológicos de pielonefritis (los riñones son iguales, de tamaño normal o ligeramente agrandados). Además, la presencia de enfermedades crónicas actuales a largo plazo, a menudo purulento-inflamatorias, es característica de la amiloidosis secundaria.

    La glomeruloesclerosis diabética se desarrolla en pacientes con diabetes mellitus, especialmente en su curso grave y larga duración de la enfermedad. Al mismo tiempo, hay otros signos de angiopatía diabética (cambios en los vasos de la retina, extremidades inferiores, polineuritis, etc.). No hay fenómenos disúricos, leucocturias, bacteriuria y signos radiológicos de la pielonefritis.

    La pielonefritis crónica con hipertensión sintomática, especialmente en curso latente, a menudo se considera erróneamente como hipertensión. El diagnóstico diferencial de estas enfermedades presenta grandes dificultades, especialmente en la etapa terminal.

    Si es posible establecer a partir de la anamnesis o registros médicos que los cambios en la orina (leucocturia, proteinuria) precedieron (a veces muchos años) la aparición de hipertensión o mucho antes de su desarrollo, se detectaron cistitis, uretritis, cólicos renales, cálculos uretrales, y luego se detectó el origen sintomático de la hipertensión. Como consecuencia de la pielonefritis, generalmente no hay duda. En ausencia de tales indicaciones, es necesario tener en cuenta que la hipertensión en pacientes con pielonefritis crónica tiene una presión diastólica más alta, estabilidad, baja e inestable eficacia de los fármacos antihipertensivos y un aumento significativo de su efectividad, si se usan en combinación con agentes antimicrobianos. A veces, al comienzo del desarrollo de la hipertensión, basta con tener solo una terapia antiinflamatoria que, sin medicamentos antihipertensivos, lleve a una reducción o incluso a una normalización persistente de la presión arterial. A menudo, hay que recurrir a las pruebas de orina según Kakovsky-Addis, los leucocitos activos, el cultivo de orina en la microflora y el grado de bacteriuria, para prestar atención a la posibilidad de anemia desmotivada, aumento de la VSG, una disminución en la densidad relativa de la orina en la muestra de Zimnitsky, que es característica de la pielonefritis.

    Algunos datos de ultrasonido y urografía excretora (deformación de las copas y la pelvis, estenosis o atonía de los uréteres, nefroptosis, tamaños desiguales de los riñones, presencia de cálculos, etc.), renografía por radioisótopos (función reducida de un riñón mientras se mantiene la función del otro) y renal también pueden estar a favor de las piñas. Angiografía (estrechamiento, deformación y reducción del número de arterias pequeñas y medianas). Si el diagnóstico está en duda, incluso después de que se hayan llevado a cabo todos los métodos de investigación enumerados, es necesario (si es posible y sin contraindicaciones) recurrir a una biopsia por punción de los riñones.

    Tratamiento de la pielonefritis crónica

    Debe ser integral, individual e incluir un régimen, una dieta, medicamentos y medidas destinadas a eliminar las causas que impiden el paso normal de la orina.

    Los pacientes con pielonefritis crónica en el período de exacerbación de la enfermedad requieren tratamiento hospitalario. Al mismo tiempo, al igual que en la pielonefritis aguda, los pacientes con pielonefritis secundaria deben ser hospitalizados en urología y en la primaria, en departamentos de nefrología terapéutica o especializada. Se les prescribe reposo en cama, cuya duración depende de la gravedad de los síntomas clínicos de la enfermedad y su dinámica bajo la influencia del tratamiento.

    Un componente esencial de la terapia compleja es una dieta que provea la exclusión de platos picantes, sopas ricas, varios condimentos de sabor y café fuerte de la dieta. Los alimentos deben ser suficientemente altos en calorías (2000–2500 kcal), contener una cantidad fisiológicamente necesaria de ingredientes básicos (proteínas, grasas, carbohidratos) que estén bien fortificados. Estos requisitos son más consistentes con la dieta láctea, así como con la carne, el pescado hervido. En la dieta diaria es recomendable incluir platos de verduras (papas, zanahorias, coles, remolachas) y frutas (manzanas, ciruelas, albaricoques, pasas, higos) ricas en potasio y vitaminas C, P, B, leche y productos lácteos, huevos.

    Dado que en la pielonefritis crónica la hinchazón con raras excepciones está ausente, el líquido se puede tomar sin restricción. Es deseable usarlo en forma de varias bebidas fortificadas, jugos, bebidas de frutas, compotas, jalea, así como también agua mineral, el jugo de arándano es especialmente útil (hasta 1.5-2 litros por día). Ограничение жидкости необходимо в тех случаях, когда обострение заболевания сопровождается нарушением оттока мочи либо артериальной гипертензией, при которой требуется и более строгое ограничение поваренной соли (до 4-6 г в сутки), тогда как при отсутствии гипертензии в период обострения необходимо до 6-8 г, а при латентном течении — до 8-10 г. Больным с анемией показаны продукты, богатые железом и кобальтом (яблоки, гранаты, земляника, клубника и др.).En todas las formas y en cualquier etapa de la pielonefritis, se recomienda incluir en la dieta sandías, melones, calabazas, que tienen un efecto diurético y ayudan a limpiar el tracto urinario de gérmenes, moco y cálculos pequeños.

    La importancia crucial en el tratamiento de la pielonefritis crónica, así como la aguda, pertenece a la terapia antibacteriana, cuyo principio básico es la administración temprana y prolongada de agentes antimicrobianos en estricta conformidad con su sensibilidad a la microflora, sembrada de la orina, la alternancia de fármacos antibacterianos o su uso combinado. La terapia antibacteriana es ineficaz si se inicia tarde, no se realiza de forma activa, sin tener en cuenta la sensibilidad de la microflora, y si no se eliminan los obstáculos para el paso normal de la orina.

    En la etapa tardía de la pielonefritis, debido al desarrollo de cambios escleróticos en los riñones, la reducción del flujo sanguíneo renal y la filtración glomerular, no es posible lograr la concentración necesaria de fármacos antibacterianos en el tejido renal, y la efectividad de este último cae notablemente incluso en dosis altas. A su vez, debido a una violación de la función excretora de los riñones, existe un peligro de acumulación de antibióticos administrados al cuerpo y un mayor riesgo de eventos adversos graves, especialmente con dosis grandes. Con la terapia antibiótica iniciada tardíamente y el tratamiento insuficientemente activo, surge la posibilidad de desarrollar cepas microbianas resistentes a los antibióticos y asociaciones microbianas, que tienen una sensibilidad diferente al mismo medicamento antimicrobiano.

    Para el tratamiento de la pielonefritis, antibióticos, sulfonamidas, nitrofuranos, ácido nalidíxico, b-NOK, Bactrim (biseptol, septrina) se utilizan como agentes antimicrobianos. Se da preferencia a la droga a la cual la microflora es sensible y que es bien tolerada por los pacientes. Las preparaciones de penicilina, especialmente las penicilinas semisintéticas (oxacilina, ampicilina, etc.), oleandomicina, eritromicina, levomicetina, cefalosporinas (kefzol, ceporina), tienen la menor nefrotoxicidad. Los nitrofuranos, el ácido nalidíxico (Negram, Nevigramon), el 5-NOK se distinguen por una nefrotoxicidad menor. Los aminoglucósidos (kanamicina, colimicina, gentamicina) tienen una alta nefrotoxicidad, que se debe usar solo en casos graves y por un corto tiempo (5-8 días), en ausencia del efecto de usar otros antibióticos, a los que la microflora fue resistente.

    Cuando se prescriben antibióticos, es necesario tener en cuenta la dependencia de su actividad en el pH de la orina. Por ejemplo, la gentamicina y la eritromicina son más efectivas cuando la orina es alcalina (pH 7.5-8.0), por lo tanto, cuando se prescriben, una dieta láctea, adición de álcalis (bicarbonato de sodio, etc.), uso de agua mineral alcalina (Borjomi, etc.) .). La ampicilina y el 5-NOK son más activos a pH 5.0-5.5. Las cefalosporinas, las tetraciclinas y el cloranfenicol son efectivos tanto en reacciones de orina ácidas como alcalinas (que van de 2.0 a 8.5-9.0).

    En el período de exacerbación, la terapia antibacteriana se lleva a cabo durante 4-8 semanas, hasta la eliminación de las manifestaciones clínicas y de laboratorio de la actividad inflamatoria. En casos severos, se usan varias combinaciones de fármacos antibacterianos (antibiótico con sulfonamidas o furagina, 5-NOK, o una combinación de todos), su administración parenteral está indicada, a menudo por vía intravenosa y en grandes dosis. Una combinación eficaz de penicilina y sus análogos semisintéticos con derivados de nitrofurano (furagina, furadonina) y sulfonamidas (urosulfán, sulfadimetoxina). Las preparaciones de ácido nalidíxico se pueden combinar con todos los agentes antimicrobianos. Se observan las cepas microbianas menos resistentes. Efectiva, por ejemplo, es la combinación de carbenicilina o aminoglucósidos con ácido nalidíxico, la combinación de gentamicina con cefalosporinas (preferiblemente con kefzola), cefalosporinas y nitrofuranos, penicilina y eritromicina, así como antibióticos con 5-NOC. Este último es considerado actualmente uno de los urosépticos más activos con un amplio espectro de acción. Succinato de cloranfenicol muy eficaz 0,5 g 3 veces al día por vía intramuscular, especialmente con flora gramnegativa. La gentamicina (garamicina) se usa ampliamente. Tiene un efecto bactericida en E. coli y en otras bacterias gramnegativas, y es activo contra microbios grampositivos, en particular, contra estafilococos dorados formadores de penicilina y estreptococos b-hemolíticos. El alto efecto antibacteriano de la gentamicina se debe al hecho de que el 90% se excreta sin cambios por los riñones y, por lo tanto, se crea una alta concentración de este medicamento en la orina, 5-10 veces más alta que la bactericida. Él es designado por 40-80 mg (1-2 ml) 2-3 veces al día por vía intramuscular o intravenosa durante 5-8 días.

    El número de medicamentos antibacterianos que se usan actualmente para tratar la pielonefritis es grande y aumenta cada año, por lo que no hay oportunidad y necesidad de detenerse en las características y la eficacia de cada uno de ellos. El médico prescribe un medicamento en particular individualmente, teniendo en cuenta los principios básicos anteriores del tratamiento de la pielonefritis crónica.

    Los criterios para la efectividad del tratamiento son la normalización de la temperatura, la desaparición de los fenómenos disúricos, el retorno a los recuentos sanguíneos periféricos normales (recuento de leucocitos, VSG), una ausencia persistente o al menos una disminución notable de la proteinuria, leucocturia y bacteriuria.

    Dado que incluso después de un tratamiento exitoso, se observan recurrencias frecuentes (hasta el 60-80%) de la enfermedad, generalmente se acepta que se realicen muchos meses de terapia antirreincidencia. Es necesario prescribir varios antimicrobianos, alternándolos alternativamente teniendo en cuenta la sensibilidad de la microflora a los mismos y bajo el control de la dinámica de la leucocturia, la bacteriuria y la proteinuria. Aún no existe un consenso sobre la duración de dicho tratamiento (de 6 meses a 1-2 años).

    Se proponen varios esquemas para el tratamiento intermitente en forma ambulatoria. El más utilizado es el esquema según el cual se prescriben alternativamente varios agentes antimicrobianos dentro de los 7 a 10 días de cada mes (un antibiótico, por ejemplo, cloranfenicol, 0,5 g 4 veces al día, el próximo mes - una preparación de sulfanilamida, por ejemplo, urosulfán o etazol, en los siguientes meses - furagin, nevigramon, 5-noc, alternando cada mes). Luego se repite el ciclo de tratamiento.

    Entre cada medicación, se recomienda tomar decocciones o infusiones de hierbas con efectos diuréticos y antisépticos (jugo de arándano, decocción de dogrose, pasto de cola de caballo, frutos de enebro, hojas de abedul, arándano, arándano rojo, hojas y tallos de celidonia, etc.). Con el mismo propósito se puede usar nikodin (dentro de 2 a 3 semanas), con actividad antibacteriana moderada, especialmente con colecistitis concomitante.

    En algunos casos, el tratamiento de la pielonefritis crónica con agentes antibacterianos puede ir acompañado de eventos alérgicos y otros eventos adversos, y por lo tanto, se muestra que los antihistamínicos (difenhidramina, pipolfen, tavegil, etc.) los reducen o previenen. A veces hay que abandonarlos por completo y recurrir a la ciclotropina, urotropina, salol. Con el tratamiento antibiótico a largo plazo, es recomendable prescribir vitaminas.

    A los pacientes con hipertensión arterial se les muestran agentes hipotensores (reserpina, adelfan, gemitón, clofelina, dopegita, etc.) en combinación con saluréticos (hipotiazida, furosemida, triampur, etc.). En presencia de anemia, además de las preparaciones de hierro, se indican la vitamina B12, el ácido fólico, las hormonas anabólicas, las transfusiones de glóbulos rojos y la sangre total (con anemia significativa y persistente).

    Según las indicaciones, se incluyen glucósidos cardíacos (korglikon, estrofantina, celanida, digoxina, etc.) en la terapia compleja.

    En pacientes con pielonefritis secundaria, junto con terapia conservadora, a menudo recurren a métodos quirúrgicos de tratamiento para eliminar la causa de estasis urinaria (especialmente en caso de pielonefritis calculosa, adenoma de próstata, etc.).

    El tratamiento de Sanatorium-resort ocupa un lugar importante en la terapia compleja de la pielonefritis crónica, principalmente en pacientes con pielonefritis secundaria (calculosa) después de una operación de extracción de cálculos. La estancia más mostrada en los sanatorios que beben balneo: Truskavets, Zheleznovodsk, Sairme, Berezovsky Mineralnye Vody. Beber mucha agua mineral ayuda a reducir el proceso inflamatorio en los riñones y el tracto urinario, para "expulsar" el moco, el pus, los microbios y las piedras pequeñas de ellos, mejora el estado general de los pacientes.

    Los pacientes con hipertensión arterial alta y anemia grave, con síntomas de insuficiencia renal, no se recomiendan para el tratamiento con sanatorium resort. Los pacientes con pielonefritis crónica no deben enviarse a centros turísticos climáticos, ya que generalmente esto no tiene ningún efecto.

    Prevención de la pielonefritis crónica

    Las medidas para la prevención de la pielonefritis crónica consisten en el tratamiento oportuno y exhaustivo de los pacientes con pielonefritis aguda, en el seguimiento y examen regulares de esta cohorte de pacientes, su empleo adecuado, así como en la eliminación de las razones que impiden el flujo normal de orina, en el tratamiento de enfermedades agudas de la vejiga y el tracto urinario. Rehabilitación de focos crónicos de infección.

    En la pielonefritis primaria crónica, las recomendaciones para el empleo de los pacientes son las mismas que en la glomerulonefritis crónica, es decir, los pacientes pueden realizar trabajos no relacionados con una alta tensión física y nerviosa, con la posibilidad de hipotermia, exposición prolongada en los pies, en turnos nocturnos, en calor. talleres de trabajo

    Dieta, la dieta es la misma que en la pielonefritis aguda. En presencia de hipertensión sintomática, se requiere una limitación más estricta de la sal de mesa, así como alguna limitación del líquido, especialmente en casos donde hay hinchazón o una tendencia a su aparición. Con el fin de prevenir las exacerbaciones de la pielonefritis y su progresión, se han propuesto varios esquemas para el tratamiento a largo plazo de esta enfermedad.

    En la pielonefritis aguda o crónica secundaria, el éxito tanto del tratamiento ambulatorio como del tratamiento ambulatorio a largo plazo depende en gran medida de la eliminación de las causas que conducen a la interrupción del flujo de orina (cálculos, estenosis ureterales, adenoma de próstata, etc.). Los pacientes deben estar bajo la supervisión de un urólogo o nefrólogo (terapeuta) y un urólogo.

    En la prevención de la recurrencia de la pielonefritis crónica, su progresión adicional y el desarrollo de la insuficiencia renal crónica, la identificación oportuna y el tratamiento cuidadoso de los focos de infección ocultos u obvios, así como las enfermedades intercurrentes, son importantes.

    Los pacientes que han sufrido pielonefritis aguda, después del alta hospitalaria, deben estar en el dispensario y ser observados durante al menos un año, siempre que se realicen análisis de orina normales y en ausencia de bacteriuria. Si la proteinuria, la leucocturia y la bacgeriuria persisten o aparecen periódicamente, los períodos de seguimiento aumentan a tres años desde el inicio de la enfermedad y luego, en ausencia del efecto completo del tratamiento, los pacientes se transfieren al grupo con pielonefritis crónica.

    Los pacientes con pielonefritis primaria crónica necesitan un seguimiento constante a largo plazo con tratamiento periódico para pacientes ambulatorios para la exacerbación de la enfermedad o un aumento creciente de la función renal.

    En la pielonefritis aguda después de un tratamiento en un hospital, los pacientes se someten a controles regulares una vez cada dos semanas durante los primeros dos meses, y luego una vez cada uno o dos meses durante un año. Las pruebas de orina se realizan de forma obligatoria, según Nechyporenko, para leucocitos activos, para el grado de bacteriuria, para la microflora y su sensibilidad a los agentes antibacterianos, así como para el hemograma completo. Una vez cada 6 meses, la sangre se analiza para detectar urea, creatinina, electrolitos, proteína total y fracciones de proteína, determinar la filtración glomerular, análisis de orina según Zimnitsky, si es necesario, consulta de urólogo y exámenes de rayos X.

    Los pacientes con pielonefritis crónica en la fase inactiva, la misma cantidad de investigación que con la pielonefritis aguda, deben realizarse una vez cada seis meses.

    Con la aparición de signos de insuficiencia renal crónica, el tiempo de los exámenes de dispensación y los exámenes se reduce significativamente a medida que avanza. Se presta especial atención al control de la presión arterial, el estado del fondo, la dinámica de la densidad relativa de la orina según Zimnitsky, el tamaño de la filtración glomerular, la concentración de escorias nitrogenadas y el contenido de electrolitos en la sangre. Estos estudios se realizan en función de la gravedad de la insuficiencia renal crónica mensual o cada 2-3 meses.

    Las recomendaciones clínicas para el tratamiento de la pielonefritis dependen principalmente de la forma de la enfermedad, que es un proceso inflamatorio en los riñones. Los principales factores que causan la manifestación de esta enfermedad incluyen: urolitiasis, trastornos de la estructura de los conductos urinarios, cólicos renales, adenoma, etc.

    La enfermedad no tiene límite de edad, sin embargo, hay grupos de personas que padecen con frecuencia pielonefritis: niñas de 18 a 30 años, hombres de edad avanzada y niños menores de 7 años.

    Hoy en día, los médicos distinguen 2 formas de la enfermedad: aguda y crónica. Cada uno de ellos tiene sus propios síntomas y métodos de tratamiento.

    Tratamiento agudo

    La forma aguda de la enfermedad se desarrolla como resultado de la exposición a ciertas infecciones. El desarrollo de la enfermedad se produce en el menor tiempo posible, a veces el proceso toma solo unas pocas horas. Los principales síntomas incluyen los siguientes:

  • Incremento rápido irrazonable de la temperatura, a veces hasta +40 ° C.
  • Dolor severo en la columna lumbar, tanto durante la palpación como en reposo.
  • La manifestación de fuertes dolores en el proceso de micción.
  • Aumento de la presión arterial.
  • La aparición de náuseas constantes, a veces incluso vómitos.

    En el caso de tales manifestaciones de la enfermedad, está estrictamente prohibido participar en cualquier método de autotratamiento. Inmediatamente es necesario consultar a un médico. Para diagnosticar la enfermedad, el médico debe prescribir inmediatamente pruebas de orina y de sangre, ultrasonido de los riñones. En casos raros, se prescribe una resonancia magnética.

    El tratamiento de la pielonefritis aguda se realiza exclusivamente estacionario. Está prohibido apretar el tratamiento categórico, ya que la enfermedad puede convertirse en una forma crónica y, posteriormente, convertirse en insuficiencia renal.

    El curso del tratamiento incluye el uso de antibióticos y un complejo de vitaminas para eliminar la infección y normalizar la función renal. Vale la pena enfatizar que la intervención quirúrgica es posible en formas muy severas.

    Los primeros días de tratamiento deben realizarse exclusivamente en reposo en cama. A menudo, los médicos prohíben incluso ir al baño. Es en relación con esto que el factor del tratamiento hospitalario es importante.

    Las pautas clínicas para tratar una enfermedad incluyen la adherencia a un régimen particular, cuyos puntos principales son:

  • Evitar la hipotermia. El paciente siempre debe estar exclusivamente en una habitación caliente.
  • Aumente la cantidad diaria de líquido consumido. Para adultos - hasta 2 litros, para niños - hasta 1,5 litros. Se debe prestar especial atención a los jugos de cítricos. Esto se debe al hecho de que el ácido que contienen, ayuda a combatir las bacterias y tiene un efecto positivo en el proceso de curación.
  • Observancia de una cierta nutrición. Es obligatorio excluir de la dieta todos los alimentos fritos, grasos, picantes y horneados, el pan. Además, es necesario reducir en gran medida la cantidad de sal consumida, ya que retiene el agua.
  • Si sigue todas las instrucciones del médico, el proceso de tratamiento será de aproximadamente 2 semanas. Durante este tiempo, los síntomas principales desaparecerán, pero el dolor leve permanecerá. Esto no indica una recuperación completa. El tiempo completo para deshacerse de la enfermedad será de 6 a 7 semanas.

    Estas son las principales características y formas de tratar las formas agudas de la enfermedad renal.

    Tratamiento crónico

    Las estadísticas afirman que aproximadamente el 20% de la población mundial sufre de una forma crónica de enfermedad renal. Esta forma puede desarrollarse a partir de la pielonefritis aguda, además de ser un tipo separado de enfermedad.

    Los síntomas de una enfermedad crónica incluyen:

    1. Proceso frecuente de micción.
    2. La temperatura normal aumenta, pero con un máximo de hasta +38 ° C. Como regla general, esto ocurre en la tarde.
    3. Inflamación menor de las piernas, que aparece hacia el final del día.
    4. Hinchazón en la cara por la mañana.
    5. Dolor regular en la columna lumbar.
    6. La manifestación de la fatiga fuerte constante.
    7. Aumento de la presión arterial.

    El diagnóstico se realiza exactamente como en la forma aguda de la enfermedad. Se realizan pruebas de orina y sangre. Анализ крови при болезни показывает низкий уровень гемоглобина, а мочи — повышение лейкоцитов. Что касается УЗИ, то при хронической форме его делать не имеет смысла, так как данный вид обследования не покажет абсолютно ничего. Не стоит забывать, что болезнь является весьма серьезной, поэтому заниматься самолечением категорически запрещено. Поставить диагноз и прописать курс лечения может исключительно врач.

    С хроническим пиелонефритом разрешается осуществлять курс лечения в домашних условиях при условии, что отсутствуют повышенное артериальное давление, рвота, тошнота, острые боли и нагноения. В процессе лечения в обязательном порядке требуется соблюдение постельного режима, диеты и терапии, прописанных врачом. Общий курс терапевтического лечения составляет 2 недели.

    La pielonefritis es una enfermedad grave, y si el tiempo no recurre al tratamiento o exacerba la situación con el autotratamiento, la enfermedad puede desarrollarse en etapas más difíciles y afectar negativamente el nivel general de la salud humana. Es necesario realizar el tratamiento solo a partir de las recomendaciones del médico, observando las inspecciones regulares.

    Guías clínicas nacionales para el diagnóstico y tratamiento de la infección por VIH en adultos, 2014 (20 de junio de 2014)

    Versión impresa

    Guías clínicas nacionales para el diagnóstico y tratamiento de la infección por VIH en adultos, 2014 (20 de junio de 2014)

    Las guías clínicas nacionales para el diagnóstico y tratamiento de la infección por VIH están destinadas a los gerentes de los centros estatales para la prevención y control del SIDA, a los médicos de los centros gubernamentales para la prevención y el control del SIDA, a los médicos de enfermedades infecciosas que participan en el sistema de atención para pacientes, estudiantes, internos, graduados y Profesores de instituciones educativas estatales de formación profesional superior y complementaria.

    'src = "/ spid / image /? objectId = 1121 ″ title =" Pautas clínicas nacionales para diagnosticar y tratar la infección por VIH en adultos, 2014 (20 de junio de 2014) "alt =" Pautas clínicas nacionales para diagnosticar y tratar el VIH Infecciones en adultos, 2014 (20 de junio de 2014) ">

    Centro de Moscú para la Prevención y Control del SIDA del Departamento de Salud de la Ciudad de Moscú, el Centro de Prevención y Control del SIDA y Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Medicina de Moscú.

    D.M.N. prof. A.I. Mazus, D.Sc. GD Kaminsky, D. m. V.N. Zimin, Ph.D. T.P. Bessarab, PhD. A. Yu. Pronin, PhD Asoc. E. V. Tsyganova, PhD. A. Ya. Olshansky, Ph.D. E.L. Golokhvastova, Ph.D. S.P. Tsarenko, Ph.D. T. E. Shimonova, Ph.D. T.R. Petrosyan, Ph.D. T. R. Halilulin, E. A. Orlova-Morozova, E. M. Serebryakov, D. R. Nabiullina, T. V. Ivanova.

    La información sobre dosis, indicaciones de uso y métodos de uso de los medicamentos contenidos en estas recomendaciones puede diferir de la información especificada en las instrucciones para su uso médico. Para obtener información completa sobre el uso de un medicamento, debe leer atentamente la información adjunta en la anotación del paquete compilada por el fabricante. La responsabilidad personal de la interpretación y el uso de estas recomendaciones recae en el profesional.

    Aprobado el 10 de septiembre de 2013Aprobado y recomendado para su publicación por la Comisión de Perfil para el Diagnóstico y Tratamiento de la Infección por VIH del Ministerio de Salud de la Federación de Rusia y la Asociación Nacional de Virología.

    Examen de pielonefritis

    Si se sospecha de una pielonefritis, las pautas clínicas 2016 incluyen los siguientes métodos de diagnóstico:

    • Prueba de sangre clínica general. Es posible sospechar el curso de un proceso infeccioso crónico según criterios tales como una disminución de la hemoglobina (anemia), leucocitosis y ESR acelerada.
    • Análisis de orina En la pielonefritis crónica, se observa un aumento en el número de leucocitos en la orina, la presencia de pus o fragmentos de sangre, bacteriuria y proteinuria.
    • Análisis bioquímico de la sangre. Esta condición se caracteriza por un aumento en la cantidad de proteína C reactiva, urea, creatinina, así como una disminución en la proteína total.
    • Si es necesario, para confirmar el diagnóstico clínico, se realiza dopplerografía vascular renal, gammagrafía o resonancia magnética del órgano pareado.

    Pilonefritis aguda

    La forma aguda del proceso inflamatorio en el área del riñón se manifiesta por un aumento de la temperatura corporal de hasta 39 grados y más, dolor intenso en la región lumbar, signos de intoxicación del cuerpo, náuseas, vómitos y somnolencia. La terapia de esta condición se lleva a cabo en condiciones estacionarias.

    El resultado de la enfermedad, la naturaleza y la gravedad de las complicaciones dependen directamente de la puntualidad de la atención. En la pielonefritis aguda, las recomendaciones clínicas incluyen la terapia con antibióticos y la terapia con vitaminas. Con un curso severo del proceso inflamatorio, se realiza cirugía. La terapia combinada de esta condición dura de 2 a 7 semanas.

    Tratamiento de niños

    En la pielonefritis crónica o aguda en niños, las recomendaciones clínicas no difieren significativamente de aquellas para el diagnóstico y tratamiento de pacientes adultos.

    El aumento del riesgo de formas crónicas o agudas de esta enfermedad en la infancia y la niñez, debido al fracaso de la inmunidad general y local. Por eso, el contacto del tracto urinario del niño con el entorno externo a menudo conduce al desarrollo de la pielonefritis.

    La terapia de la forma aguda de la enfermedad en niños se implementa en el hospital. Al niño se le prescribe un régimen de bebida especial, así como el cumplimiento de las recomendaciones dietéticas. En la dieta para reducir la cantidad de sal a un mínimo, excluya los platos grasos, picantes, fritos y ahumados.

    Además, el tratamiento incluye terapia antibiótica de dos pasos. Hasta la recepción de los resultados del examen bacteriológico de la orina, a los niños se les prescriben antibióticos de amplio espectro. Junto con los antibióticos, se recetan medicamentos antipiréticos, analgésicos, antiespasmódicos y antioxidantes.

    Además de estos grupos de medicamentos, al niño se le prescribe un tratamiento de dos semanas con urosépticos. La duración media del tratamiento de la pielonefritis aguda en niños es de 1 mes. Después del alta hospitalaria, el niño debe realizar al menos una vez cada seis meses una ecografía de los riñones.

    Además, se realiza un examen clínico general de orina cada mes. Para prevenir la forma crónica de la enfermedad, se receta el té de hojas de canephron o cowberry. La terapia de la forma crónica de esta enfermedad en niños también se lleva a cabo en el hospital, utilizando grupos similares de medicamentos.

    Tratamiento de embarazadas.

    La pielonefritis durante el embarazo es bastante común, se asocia con un sistema inmunitario debilitado, que se produce a nivel fisiológico para preservar el feto. También aumenta la carga en los riñones, ya que el volumen de líquido que circula en el cuerpo aumenta considerablemente debido a la acumulación de líquido amniótico y al aumento del flujo sanguíneo.

    Todos estos factores aumentan el riesgo de exacerbación de la pielonefritis crónica, así como la inflamación primaria, si un agente infeccioso entra en el área del riñón.

    Las guías clínicas para la pielonefritis crónica se basan en los siguientes objetivos:

    • Es necesario detener los síntomas de la pielonefritis, eliminar el espasmo, para prevenir el desarrollo del útero hipertonía.
    • Necesario para lograr la normalización de los parámetros de laboratorio.
    • Es muy importante restaurar la función renal normal para evitar la intoxicación del cuerpo, el edema renal, la hipoxia del feto.
    • Es muy importante elegir los antibióticos más seguros, teniendo en cuenta la duración del embarazo.
    • Se recomienda prevenir las exacerbaciones de la pielonefritis crónica y la recaída de la enfermedad.

    El médico selecciona individualmente un antibiótico, así como una terapia uroséptica prescrita con remedios herbales. En casos graves, puede recomendarse la plasmaféresis.

    Anotación de un artículo científico sobre medicina y salud pública, el autor de un trabajo científico es Evgeny Arkhipov, Olga Nikolaevna Sigitova, Alina Rasykhovna Bogdanova

    La pielonefritis es una de las enfermedades más comunes y potencialmente tratables en la práctica ambulatoria, a menudo toma un curso recurrente y progresa a una enfermedad renal crónica. El objetivo - un análisis de los datos actuales sobre el problema de diagnóstico, clasificación y tratamiento de la pielonefritis. Material y métodos. En una revisión de publicaciones de autores nacionales y extranjeros, se estudiaron los datos de estudios clínicos y epidemiológicos aleatorizados. Resultados y discusión. Se presentan una clasificación moderna, enfoques de diagnóstico y tácticas de terapia antimicrobiana de la pielonefritis desde la perspectiva de la medicina basada en la evidencia, que debe ser una guía para los médicos en ejercicio que manejan y tratan a estos pacientes. Conclusión El uso de métodos modernos de diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis en la práctica clínica permite reducir el riesgo de recurrencia y las complicaciones de la enfermedad, y lograr no solo una recuperación clínica, sino también microbiológica.

    RECOMENDACIONES ACTUALES PARA EL DIAGNÓSTICO Y EL TRATAMIENTO DE LA PYELONEFRITIS Y LA MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA

    A menudo es una práctica común, a menudo conduce a la enfermedad renal crónica. Esta es una lista de maneras de analizar la pielonefritis. Material y métodos. Una revisión de publicaciones y estudios epidemiológicos. Resultados Es una pauta para los practicantes. Conclusión Es posible reducir significativamente el riesgo de enfermedad.

    Texto del trabajo científico sobre el tema "Recomendaciones modernas sobre el diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis desde el punto de vista de la medicina basada en la evidencia".

    47 De la Prada FJ, Prados A, Ramos R et al. Cardiopatía isquémica silenciosa en pacientes con glomerulonefritis necrotizante de Wegener. Nefrologia 2003, 23 (6): 545-549.

    48. Arenillas JF, Candrell-Riera J, Romero-Farina G et al. Isquemia miocárdica silenciosa en pacientes con aterosclerosis intracraneal sintomática. Trazo 2005, 36: 12011206.

    49. Sejil S, Janand-Delenne B, Avierinos JF et al. Seis años de seguimiento de una cohorte de 203 pacientes con diabetes después de la detección de isquemia miocárdica silenciosa. Diabet med. 2006, 23 (11): 1186-1191.

    50. Bounhoure JP, Galinier M, Didier A et al. Síndromes de apnea del sueño y enfermedad cardiovascular. Bull Acad Natl Med. 2005, 189 (3): 445-459.

    51. Devereaux PJ, Goldman L, Yusuf S y otros. Eventos cardíacos isquémicos en pacientes sometidos a cirugía no cardíaca: una revisión. CMAJ. 2005, 173 (7): 779-788.

    © Ye.V. Arkhipov, O.N. Sigitova, A.R. Bogdanova, 2015 UDC 616.61-002.3: 001.8 (048.8)

    RECOMENDACIONES MODERNAS SOBRE EL DIAGNÓSTICO Y EL TRATAMIENTO DE LA PYELONEFRITIS DESDE LA POSICIÓN DE LA MEDICINA DE EVIDENCIA

    ARKHIPOV EVGENY VIKTOROVICH, cand. cariño Sci., Asistente del Departamento de Medicina General, Universidad Estatal de Medicina de Kazan, Ministerio de Salud de Rusia, Rusia,

    420012, Kazan, st. Butlerova, 49, tel. 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected]

    SIGITOVA OLGA NIKOLAEVNA, Dra. cariño Ciencias, profesor, jefe. Departamento de Medicina General

    Los practicantes de Gbou Vpo "Universidad médica estatal de Kazan" del Ministerio de Salud de Rusia,

    Rusia, 420012, Kazan, st. Butlerova, 49, tel. 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected] BOGDANOVA ALINA RASIHOVNA, Cand. cariño Sci., Asistente del Departamento de Práctica Médica General GBOn Vopo "Universidad Médica Estatal de Kazan" del Ministerio de Salud de Rusia, Rusia,

    420012, Kazan, st. Butlerova, 49, tel. 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected]

    Resumen La pielonefritis es una de las enfermedades más comunes y potencialmente tratables en la práctica ambulatoria, a menudo toma un curso recurrente y progresa a una enfermedad renal crónica. El objetivo - un análisis de los datos actuales sobre el problema de diagnóstico, clasificación y tratamiento de la pielonefritis. Material y métodos. En una revisión de publicaciones de autores nacionales y extranjeros, se estudiaron los datos de estudios clínicos y epidemiológicos aleatorizados. Resultados y discusión. Se presentan una clasificación moderna, enfoques de diagnóstico y tácticas de terapia antimicrobiana de la pielonefritis desde la perspectiva de la medicina basada en la evidencia, que debe ser una guía para los médicos en ejercicio que manejan y tratan a estos pacientes. Conclusión El uso de métodos modernos de diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis en la práctica clínica permite reducir el riesgo de recurrencia y las complicaciones de la enfermedad, y lograr no solo una recuperación clínica, sino también microbiológica.

    Palabras clave: pielonefritis, infección del tracto urinario, diagnóstico, terapia antibacteriana.

    Para referencia: Arkhipov, E.V. Directrices actuales para el diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis desde el punto de vista de la medicina basada en la evidencia / E.V. Arkhipov, O.N. Sigitova, A.R. Bogdanova // Boletín de medicina clínica moderna. - 2015. - Vol. 8, no. 6. - P.115-120.

    52. Ozhan H, Akdemir R, Duran S y otros. Isquemia silenciosa transitoria después de la angioplastia coronaria percutánea que se manifiesta con un electrocardiograma extraño. J Electrocardiología. 2005, 38 (3): 206209.

    53. Caglar M, Mahmoudian B, Aytemir K et al. Valor de PRUEBAS ESPECIALES de 99mTc-metoxiisobutilisonitrilo (99mTc-MIBI). NucI Med Commun. 2006, 27 (1): 61-69.

    54. Witek P. Isquemia miocárdica silenciosa. Przegl Lek. 2001, 58 (3): 127-130.

    55. Xanthos R, Ekmektzoglou SC, Papadimitriou L. Revisión de isquemia silente de miocardio: subgrupos de pacientes específicos. Int J Cardiol. 2007, 1-8.

    56. Zellweger MJ. Importancia pronóstica de la enfermedad coronaria silenciosa en la diabetes tipo 2. Herz 2006, 31 (3): 240-246.

    para el diagnostico y tratamiento

    de la pielonefritis y la medicina basada en la evidencia.

    ARKHIPOV EVGENIY V., c. Med. Sci., Asistente de la Universidad de Medicina Estatal de Kazan, Rusia, Kazan, tel. 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected]

    SIGITOVA OLGA N .. D. Med. Sci., Profesor, Universidad de Medicina Estatal de Kazan, Rusia, Kazan, tel. 49, 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected]

    BOGDANOVA ALINA R., C. Med. Sci., Asistente de la Universidad de Medicina Estatal de Kazan, Rusia, Kazan, tel. 843-231-21-39, correo electrónico: [email protected]

    Resumen A menudo es una práctica común, a menudo conduce a la enfermedad renal crónica. Esta es una lista de maneras de analizar la pielonefritis. Material y métodos. Una revisión de las publicaciones.

    BOLETÍN DE MEDICINA CLÍNICA MODERNA 2015 Volumen 8, no. 6

    Autores nacionales y extranjeros, estudiaron datos de estudios clínicos y epidemiológicos aleatorizados. Resultados Es una pauta para los practicantes. Conclusión Es posible reducir significativamente el riesgo de enfermedad.

    Palabras clave: pielonefritis, infección del tracto urinario, diagnóstico, terapia antibacteriana.

    Para referencia: Arkhipov EV, Sigitova ON, Bogdanova AR. Recomendaciones actuales para el diagnóstico y tratamiento de la pielonefritis y la medicina basada en la evidencia. El Boletín de Medicina Clínica Contemporánea. 2015, 8 (6): 115-120.

    Las infecciones del tracto urinario (ITU) se encuentran entre las 20 causas más comunes de pacientes que se refieren a un médico general y terapeuta. El tratamiento de los pacientes con pielonefritis no complicada adquirida en la comunidad se lleva a cabo, por regla general, en la fase prehospitalaria. Los pacientes con pielonefritis obstructiva complicada y si no pueden tomar medicamentos por vía oral (por ejemplo, vómitos) están sujetos a tratamiento hospitalario. El diagnóstico y tratamiento de la infección del tracto urinario no suele causar dificultades. Sin embargo, el problema de la recuperación microbiológica con la erradicación del uropatógeno sigue siendo uno de los más urgentes.

    La pielonefritis es un proceso inflamatorio inespecífico en el tejido renal y el sistema de conductos de castas con una lesión primaria de túbulo-intersticio, una de las enfermedades infecciosas más comunes en todos los grupos de edad. Cada año, se registran en Rusia hasta 1,3 millones de casos de pielonefritis aguda [1]. La pielonefritis junto con la cistitis, la bacteriuria asintomática y las infecciones de los órganos genitales masculinos se combinan en un síndrome

    La clasificación de la pielonefritis fue desarrollada por la Asociación Internacional y Europea de Urología (EAU, 2004), utilizando los criterios de la American Society of Infectious Diseases UTI (IDSA, 1992) y la European Society for Clinical Microbiology and Infectious Diseases (ESCMID, 1993).

    1. Según el lugar de ocurrencia se divide en:

    2. Según la presencia de complicaciones:

    • Complicado (absceso, carbunclo, paraEfritis, daño renal agudo, urosepsis, shock).

    • agudo [primer episodio, nueva infección (de novo) más tarde 3 meses después del episodio agudo sufrido],

    • recurrente (recaída: un episodio de infección que se ha desarrollado dentro de los 3 meses posteriores a sufrir una pielonefritis aguda).

    El término "crónico" en relación con la pielonefritis en la práctica extranjera se usa solo en presencia de anomalías anatómicas, hipoplasia renal, obstrucción, cristales de sal o reflujo vesicouretral [2, 3, 4]. En este caso, la pielonefritis ICD-10 ocurre bajo el código N11.0 (pielonefritis crónica no obstructiva,

    asociado con los reflujos) y se considera nefropatía por reflujo.

    En la medicina doméstica, el término "crónico" hasta la fecha implica una infección recurrente con tuberculosis inestsítitica por flora uropatogénica no específica. Al mismo tiempo, la exacerbación de la pielonefritis es una enfermedad clínicamente manifiesta con fiebre, dolor lumbar, disuria, cambios inflamatorios en la sangre y la orina, y la remisión es una normalización clínica y de laboratorio de los síntomas de la enfermedad con o sin erradicación del patógeno. El término "latente" (pielonefritis), a veces utilizado para referirse a la inflamación microbiana subclínica en el tubulointerstitium, no debería tener el derecho de existir desde el punto de vista de la medicina basada en la evidencia, ya que permite que el tratamiento se esfuerce por no "mejorar" el estado de "latente" la inflamacion Y esto es inaceptable, ya que la invasión bacteriana "latente" de las copas, la pelvis y el tubulointerstitium del riñón provoca la cicatrización del tejido renal, la arruga del riñón y la deformación del sistema cup-pelvis [3].

    La pielonefritis, que se produjo de forma ambulatoria o durante las primeras 48 horas de la estadía en el hospital del paciente, es extra hospitalaria. La pielonefritis nosocomial se desarrolla después de una estadía de 48 horas del paciente en el hospital y dentro de las 48 horas posteriores al alta hospitalaria, tiene un curso más grave que la pielonefritis que se desarrolló de forma ambulatoria.

    La importancia de identificar un curso sencillo y complicado está dictada por la necesidad de un enfoque terapéutico diferenciado. Неосложненный пиелонефрит развивается в амбулаторных условиях у лиц, как правило, не имеющих структурных изменений почек и нарушений уродинамики. Осложненные пиелонефриты имеют высокий риск развития тяжелых гнойно-септических осложнений, сепсиса, обычно возникают при проведении инвазивных урологических процедур, у лиц, получающих иммуносупрессивную терапию, у страдающих мочекаменной болезнью, аденомой простаты, сахарным диабетом, при иммунодефицитных состояниях.

    Этиология пиелонефрита достаточно хорошо изучена. Чаще возбудителями являются представители семейства Enterobacteriaceae, из которых основным возбудителем (65—90%) является Escherichia coli [1, 5, 6]. Значительно реже неосложненный пиелонефрит вызывают Klebsiella, Enterobacter и Proteus spp., а также Enterococci [5, 7]. Структура возбудителей нозокомиального пиелонефрита

    ВЕСТНИК СОВРЕМЕННОЙ КЛИНИЧЕСКОМ МЕДИЦИНЫ 2015 Том 8, вып. 6

    существенно сложнее — спектр бактериальных возбудителей значительно шире [8], при этом доля грамотрицательных микробов, в том числе E. coli, снижается, чаще выделяются грамположительные кокки — Staphylococcus aureus, Enterococcus spp., Pseudomonas aeruginosa и др.

    «Золотой стандарт» диагностики пиелонефрита — выявление бактериурии и лейкоцитурии в сочетании с жалобами (классическая триада: боль в пояснице, лихорадка, дизурия), данными анамнеза и физического обследования.

    Лабораторная диагностика. Методы исследования и лечения пиелонефрита на основании данных доказательной медицины представлены с приведением уровней доказательности и степени рекомендаций в табл. 1, 2.

    Т а б л и ц а 1

    Уровни доказательности данных

    Уро- вень Тип данных

    1а Доказательства получены путем метаанализа рандомизированных исследований

    1Ь Доказательства, полученные, как минимум, в одном рандомизированном исследовании

    2а Доказательства получены при проведении одного хорошо спланированного контролируемого нерандомизированного исследования

    2Ь Доказательства, полученные, как минимум, в одном хорошо спланированном квазиэкспериментальном исследовании другого типа

    3 Доказательства получены при проведении неэкспериментального исследования (сравнительного исследования, корреляционного анализа, исследования отдельных клинических случаев)

    4 Доказательства, полученные из отчетов экспертных комиссий, на основе мнений или клинического опыта авторитетных специалистов

    Т а б л и ц а 2

    Сте- пень Основание рекомендаций

    А Результаты получены при проведении хорошо спланированных клинических исследований, как минимум, одно из которых было рандомизированным

    B Результаты получены при проведении хорошо спланированных нерандомизированных клинических исследований

    C Клинические исследования должного качества не проводились

    Для выявления лейкоцитурии и бактериурии как экспресс-методы могут быть использованы:

    1. Тест-полоски на лейкоцитурию как альтернатива общему анализу мочи в диагностике неосложненного ОП (уровень доказательности 4, степень рекомендации С) [9]:

    • эстеразный тест на лейкоцитурию (чувствительность — 74—96%, специфичность — 94—98%),

    • нитритный тест на бактериурию (чувствительность — 35—85%, специфичность — 92—100%): положительный результат подтверждает бактериурию, отрицательный не исключает ее, поскольку при кок-

    ковой флоре (Staphylococcus spp., Enterococcus spp.) нитритный тест всегда отрицательный,

    • La prueba combinada de esterasa y nitrito es más precisa (sensibilidad 88–92%, especificidad 66–76%).

    2. Análisis general de orina (o análisis de orina según no chiporenko):

    • evaluación cuantitativa del número de leucocitos (sensibilidad - 91%, especificidad - 50%): más de 3-4 leucocitos en el campo de visión o más de 4 mil leucocitos en 1 ml de una porción media de orina,

    • la detección de bacteriuria (signo +) corresponde a 105 UFC en 1 ml de orina,

    • La proteinuria es mínima o moderada;

    • hipoestenia como consecuencia de la función de concentración alterada de los túbulos, con oliguria, es posible la hipertensenuria,

    • Microhematuria (raramente hematuria macroscópica con necrosis de las papilas renales).

    3. Examen bacteriológico (cultivo de orina):

    • contando el número de microorganismos en la orina:

    - el valor umbral para la detección de bacteriuria - 102 UFC / ml de orina,

    - el nivel de bacteriuria para el diagnóstico de ITU sintomática - 103 UFC / ml de orina,

    - pielonefritis no complicada en mujeres no embarazadas> 104 UFC / ml de orina - bacteriuria clínicamente significativa (nivel de evidencia 2b, grado de recomendación C) [10],

    - pielonefritis complicada en mujeres no embarazadas> 105 UFC / ml de orina [11],

    - pielonefritis complicada en hombres> 104 UFC / ml de orina [11],

    - pielonefritis en mujeres embarazadas> 103 UFC / ml de orina (nivel de evidencia: 4, grado de recomendación B).

    • determinación de la sensibilidad del agente causal a los agentes antimicrobianos, indicaciones para el examen bacteriológico:

    - falta de efecto de la terapia antimicrobiana empírica después de 5-7 días desde el inicio del tratamiento (nivel de evidencia 4, grado de recomendación B),

    - pielonefritis en mujeres embarazadas, incluido el control después de 1-2 semanas después del tratamiento (nivel de evidencia 4, grado de recomendación A),

    - recaída de la pielonefritis (nivel de evidencia: 4, grado C),

    - Pielonefritis en hospitalizado.

    Con una pielonefritis no complicada, un estado satisfactorio del paciente y una buena respuesta a un curso de terapia antimicrobiana, no se requiere cultivo de orina.

    4. No es obligatorio realizar un hemograma completo con pielonefritis no complicada, ya que la pielonefritis complicada en la sangre aumenta la tasa de sedimentación del eritrocito neutrofílico.

    BOLETÍN DE MEDICINA CLÍNICA MODERNA 2015 Volumen 8, no. 6

    Leucocitosis con cambio de leucocitos hacia la izquierda, a veces leucopenia, anemia.

    5. El análisis bioquímico de la sangre y estudios adicionales se llevan a cabo solo de acuerdo con las indicaciones (en caso de sospecha de complicaciones, recaída de la pielonefritis o un diagnóstico alternativo): electrolitos, creatinina sérica (en recaída y / o complicación complicada, pielonefritis nosocomial y obstrucción de las vías urinarias, así como en pacientes en el hospital), glucosa plasmática (en pacientes con diabetes mellitus o sospechosos de ello).

    6. El examen bacteriológico de la sangre (permite la identificación del agente causal en un tercio de los pacientes) se realiza en presencia de fiebre con leucopenia, focos de infección remotos, estados de inmunodeficiencia, intervenciones intravasculares, en combinación con cultivo de orina que aumenta el porcentaje de identificación del patógeno al 97.6% (nivel de evidencia 4, grado recomendación b).

    7. Prueba de embarazo: con una prueba positiva, el tratamiento de la pielonefritis en una mujer embarazada se realiza con medicamentos antimicrobianos, teniendo en cuenta su seguridad teratogénica según los criterios de la FDA.

    El diagnóstico instrumental permite aclarar el diagnóstico de pielonefritis (nivel de evidencia 4, grado de recomendación B): examen de ultrasonido de los riñones, vejiga y próstata - para excluir la obstrucción del tracto urinario o la urolitiasis (nivel de evidencia 4, grado de recomendación C), así como para excluir otras enfermedades renales (tumor, tuberculosis, hematoma).

    Si el paciente tiene fiebre de más de 72 horas desde el inicio del tratamiento, se realiza una tomografía computarizada multiespiral, una urografía excretora o una renoscinegrafía con radioisótopos (nivel de evidencia 4, grado C) para excluir cálculos, cambios estructurales, abscesos renales o espacio parafrenal con ultrasonido no informativo. No se recomienda el rendimiento de rutina de la urografía excretora y la cistoscopia para aclarar la causa de la obstrucción en mujeres con IU recurrente (nivel de evidencia 1b, grado B). Si sospecha de una pielonefritis complicada durante el embarazo, es preferible realizar ecografías y resonancias magnéticas para evitar el riesgo de radiación en el feto (nivel de evidencia 4, grado de recomendación B).

    El tratamiento está dirigido a la recuperación clínica, de laboratorio y microbiológica (logro de la abacteriuria). La recuperación clínica y de laboratorio sin abacteriuria es aceptable en pacientes con diabetes, con obstrucción del tracto urinario. Los métodos no farmacológicos, en particular, el uso de un mayor volumen de líquidos, son ineficaces en el tratamiento de la pielonefritis (grado C). Para fines de profilaxis, es posible usar jugo de arándano (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación C) [12].

    La terapia antimicrobiana empírica juega un papel decisivo en el logro de la recuperación, que

    El Paraíso comienza inmediatamente después de que se haya establecido el diagnóstico (no se permite el "período de incubación" entre el establecimiento del diagnóstico y el inicio del tratamiento), antes de la identificación del patógeno.

    La elección del inicio de la terapia empírica se determina sobre la base de estudios microbiológicos (regionales y / o nacionales) del espectro de patógenos de la IU y su nivel de sensibilidad y resistencia a los medicamentos antimicrobianos [5, 6]. Si la resistencia del gen uropato a un fármaco antimicrobiano es superior al 10-20%, el antibiótico no se utiliza como fármaco de elección empírica [13].

    Al elegir un fármaco antimicrobiano empírico, también se deben tener en cuenta los siguientes factores (grado de recomendación B):

    • embarazo y lactancia materna,

    • otros medicamentos tomados (compatibilidad),

    • tratamiento antibiótico previo (para una elección racional de un medicamento antibacteriano empírico),

    • infecciones recientes (antibióticos tomados),

    • viaje reciente (posibilidad de infección con un microbio resistente),

    • contacto con una persona que toma antibióticos (la posibilidad de infección con un microbio resistente).

    La evaluación de la efectividad de la terapia se lleva a cabo 2-3 días después del inicio de la terapia, en ausencia de una dinámica clínica y de laboratorio positiva, ya sea que se incremente la dosis del medicamento antimicrobiano, se reemplace el medicamento o se agregue un segundo medicamento antimicrobiano con un efecto sinérgico. Después de obtener el resultado de bacposev y la identificación del patógeno con la determinación de su sensibilidad / resistencia a los agentes antimicrobianos, se lleva a cabo la corrección del tratamiento si no se detecta una mejoría en el laboratorio clínico o se detecta resistencia del microbio a un medicamento recetado empíricamente.

    El tratamiento de la pielonefritis no complicada adquirida en la comunidad se lleva a cabo de forma ambulatoria con preparaciones antibacterianas para administración oral hasta la recuperación; el nombramiento de la terapia es suficiente para 10-14 días (IDSA, 1999), (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación B). Si es imposible tomar medicamentos orales (náuseas, vómitos), se prescribe una terapia "gradual": administración parenteral inicial del fármaco con traducción posterior luego de una mejor ingestión (nivel de evidencia: 1b, grado de recomendación B). La duración del tratamiento para la pielonefritis complicada es generalmente de 10 a 14 días (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación A), pero puede prolongarse hasta el día 21 (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación A).

    Medicamentos de elección para la pielonefritis no complicada adquirida en la comunidad: fluoroquinolonas (uro

    BOLETÍN DE MEDICINA CLÍNICA MODERNA 2015 Volumen 8, no. 6

    evidencia de evidencia 1 b, grado A): ciprofloxacina 500 mg 2 veces al día, levo-floxacina 500 mg 1 vez al día, norfloxacina 400 mg 2 veces al día, ofloxacina 200-400 mg

    Medicamentos alternativos:

    - Cefalosporinas de 2ª y 3ª generación (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación B): cefuroxima axetil 250 mg 2 veces al día, cef-podoxima 100 mg 2 veces al día, ceftibuten o 400 mg de cefixima por día,

    - aminopenicilinas protegidas (nivel de evidencia: 4, grado de recomendación B): amoxicilina / ácido clavulánico, 500 mg / 125 mg

    En la pielonefritis complicada, la terapia debe comenzar solo después de la eliminación de la obstrucción del tracto urinario (riesgo de shock bacterióxico). La selección del fármaco también se lleva a cabo empíricamente, con la transición a la terapia etiotrópica después de obtener los resultados del examen bacteriológico de la orina.

    Preparaciones para comenzar la terapia empírica para la pielonefritis adquirida en la comunidad o pielonefritis nosocomial:

    - fluoroquinolonas: ciprofloxacina i.v. en 250-500 mg 2 veces al día, levofloxacina i.v. 500 mg una vez al día, ofloxacina i.v. 200 mg 2 veces al día, pefloxacina i.v. 400 mg 1 vez al día,

    - aminopenicilinas protegidas: amoxicilina / ácido clavulánico en / en 1,5-3 g por día, ticarcilina / ácido clavulánico en / en 3,2 g 3 veces al día,

    - cefalosporinas de 2da a 3ra generación: cefurox-sim en / en 750 mg 3 veces al día, cefotaxima en / en o intramuscularmente en 1-2 g, 2-3 veces al día, ceftriaxona en / en 2 g en día, ceftazidima en / en 1-2 g 3 veces al día, cefo-perazon / sulbactam en / en 2-3 g 3 veces al día,

    - aminoglucósidos: gentamicina en / en o en / m en una dosis de 1.5-5 mg / kg 1 vez por día, amikacina en / m, en / en 10-15 mg / kg / día 2-3 veces al día,

    - Es posible la combinación de fluoroquinolonas con aminoglucósidos o cefalosporinas con aminoglucósidos.

    En caso de pielonefritis en mujeres embarazadas, el tratamiento en ausencia de complicaciones y / o amenaza de aborto se realiza de forma ambulatoria con antibióticos para administración oral hasta la recuperación (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación A) [14]. La duración del tratamiento para la pielonefritis no complicada en mujeres embarazadas es la misma que para las mujeres no embarazadas: de 7 a 14 días (nivel de evidencia 1b, grado de recomendación B) [15]. Las mujeres embarazadas con pielonefritis complicada o si es imposible recibir medicamentos por vía oral requieren hospitalización y prescripción de terapia "por pasos" (nivel de evidencia 4, grado de recomendación B).

    Preparaciones como terapia empírica de inicio en mujeres embarazadas:

    - aminopenicilinas protegidas: amoxicilina / ácido clavulánico i.v por 1.5-3 g por día o por vía oral 500 mg / 125 mg 3 veces al día,

    - cefalosporinas de la 2ª y 3ª generación: cefurox-sim por vía oral 250 mg 2 veces al día o IV 450 mg 3 veces al día, ceftibuten dentro de 400 mg por día, cefixima 400 mg por día, cefotaxima IV o intramuscularmente 1 g 2 veces al día, ceftriaxona por vía intravenosa o intramuscular 1 g por día,

    - aminoglucósidos (utilizados únicamente por razones de salud): gentamicina / en una dosis de 120-160 mg por día,

    - Las fluoroquinolonas, tetraciclinas, sulfonamidas durante el embarazo están contraindicadas, cotrimoxazol - en el trimestre I y III.

    En las personas mayores, la pielonefritis ocurre a menudo en el contexto de comorbilidades (diabetes mellitus), trastornos hemodinámicos (aterosclerosis de las arterias renales, hipertensión arterial) y urodinámica (adenoma de próstata). Posible cambio del patógeno, el desarrollo de formas multirresistentes durante el curso de la enfermedad. Característicamente recurrente, de curso más severo. Logro aceptable de curación clínica sin microbiología. Las dosis de los fármacos antibacterianos se seleccionan en función de la función renal, los fármacos nefrotóxicos (aminoglucósidos, polimixinas, nitrofuranos) están contraindicados.

    Investigación de la transparencia. El estudio no tuvo patrocinio. Los autores son los únicos responsables de enviar el manuscrito final a imprimir.

    Declaración sobre relaciones financieras y de otro tipo. Todos los autores participaron en la redacción del manuscrito. La versión final del manuscrito fue aprobada por todos los autores.

    1. Resistencia de los agentes causantes de las infecciones ambulatorias del tracto urinario según datos de estudios microbiológicos multicéntricos de UTIAP-I y UTIAP-II / V.V. Rafalsky, L.S. Strachunsky, OI Krechikova [et al.] // Urología. - 2004. - № 2. - C.1-5.

    2. Lohr, J.W. Pielonefritis crónica / J.W. Lohr, A. Gowda, Ch.M. Nzerue. - 2005. - URL: http: // WWW: emedicine. medscape.com/article/245464-overview (fecha de apelación: 11/04/2015).

    3. Schaeffer, A.J. Infección del tracto urinario / A.J. Schaeffer // Urología de Campbell. - 1998. - Vol. 1.- P.533-614.

    4. Tisher, C.C. Correlacionado con las correlaciones clínicas y funcionales / C.C. Tisher, B.M. Brenner. - Lippicott Company, Filadelfia, 1994. - 1694 p.

    5. El estado actual de la resistencia a los antibióticos de los patógenos de las infecciones urinarias adquiridas en la comunidad en Rusia: los resultados del estudio DAR-IIA (2010-2011) / I.S. Palagin, M.V. Sukhorukova, A.V. Dekhnich [et al.] // Microbiología clínica y quimioterapia antimicrobiana. - 2012. - T 14, № 4. - С.280—303.

    6. Tratamiento antimicrobiano y prevención de infecciones de riñones, tracto urinario y órganos genitales masculinos. Recomendaciones nacionales rusas / TS. Pe-panova, PC. Kozlov, V.A. Rudnov, L.A. Sinyakov. - M.: Prima-print LLC, 2013. - 64 p.

    7. Alianza Colaborativa para la Infección del Tracto Urinario (NAUTICA) / G.G. Resistencia a los antibióticos en aislamientos urinarios ambulatorios: Zhanel, T.L. Hisanaga, N.M. Laing [et al.] // International Journal of Antimicrobial Agents. - 2005. - Vol. 26. - P380— 388.

    BOLETÍN DE MEDICINA CLÍNICA MODERNA 2015 Volumen 8, no. 6

    8. Rafalsky, V.V. Tratamiento antibacteriano de la infección purulenta aguda de los riñones / V.V. Rafale / // Consilium Medicum. - 2006. - Vol. 8, No. 4. - P.5-8.

    9. Stamm, W.E. Manejo de infecciones del tracto urinario en adultos / W.E. Stamm, T.M. Hooton // N. Engl. J. Med. - 1993. - Vol. 329 (18). - Р1328-1334.

    10. Evaluación de nuevos medicamentos antiinfecciosos para el tratamiento de UTI / U.S. Rubin, V.T. Andriole, R.J. Davis [et al.] // Clin. Infectar Enfermedad - 1992. - № 15. - P.216—227.

    11. Directrices generales para UTI / U.S. Rubin, V.T. Andriole, R.J. Davis [et al.]. - Taufkirchen, Alemania: Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas. - 1993. - P.240-310.

    12. Stothers, L. Un ensayo aleatorio / L. Stothers // Can. J. Urol. - 2002. - T. 9, No. 3. - P1558-1562.

    13. Pautas para el tratamiento antimicrobiano de la cistitis bacteriana aguda no complicada y la pielonefritis aguda en mujeres. Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) /

    J.W. Warren, E. Abrutyn, J.R. Hebel [et al.] // Clin. Infectar Dis. - 1999. - Vol. 29 (4). - P745—58.

    14. Tratamiento ambulatorio de la pielonefritis en el embarazo: un ensayo controlado aleatorio / L.K. Millar, D.A. Ala, R.H. Paul [et al.] // Obstet. Ginecol - 1995. No. 86 (4, pt. 1). - P.560-564.

    15. Schaeffer, A.J. Infecciones del tracto urinario / A.J. Schaeffer, E.M. Schaeffer // Urología de Cambell-Walsh / Editor A.J. Wein - 10ª edición. - Filadelfia: Saunders, una huella de Elsevier Inc., 2012. - P.257-326.

    1. Rafal'skiJ VV, StrachunskiJ LS, Krechikova 01 et al. Rezistentnost 'vozbuditeleJ ambulatornyh infekciJ mochevyvodJashhih putej-po dannym mnogocentrovyh mikrobiologicheskih issledovaniJ UTIAP-I i UTIAP-II [resistencia in out out] UrologiJa [urología]. 2004, 2: 1-5.

    2. Lohr JW, Gowda A, Nzerue CHM. Pielonefritis crónica. 2005. Modo de acceso: WWW. URL: http: // emedicine. medscape.com/article/245464-overview. - 11/04/2015.

    3. Schaeffer AJ. Infección del tracto urinario. La urología de Campbell, 7ª edición. 1998, 1: 533-614.

    4. Tisher CC, Brenner BM. Patología renal con correlaciones clínicas y funcionales. Lippicott Company, Filadelfia. 1994, 1694 p.

    5. Palagin IS, Suhorukova MV, Dehnich AV et al. Sovremennoe sostoJanie antibiotikorezistentnosti

    vozbuditeleJ vnebol'nichnyh infekciJ mochevyh puteJ v Rossii: rezul'taty issledovaniJa "DARMIS" (2010-2011) [2010-2011] 2011)]. KlinicheskaJa mikrobiologi i antimikrobnaJa himioterapiJa [Microbiología clínica y quimioterapia antimicrobiana]. 2012, 14 (4): 280-303.

    6. Perepanova TS, Kozov RS, Rudnov VA, SinJakova LA. AntivikrobnaJa terapiJa i profilaktika éklekieJ pochek, mochevyvodJashhih puteJ i muzhskih polovyh rekomendacii rekomendacii M: 000 "Prima-print". 2013, 64 p.

    7. Zhanel GG, Hisanaga TL, Laing NM et al. Alianza Colaborativa de Infección del Tracto Urinario (NAUTICA). Revista Internacional de Agentes Antimicrobianos. 2005, 26: 380-388.

    8. Rafal'skiJ VV. Antibakterial'naJa terapiJa ostroJ gnoJnoJ infekcii pochek [Terapia con antibióticos infección purulenta aguda de los riñones]. Consilium Medicum. 2006, 8 (4): 5-8.

    9. Stamm WE, Hooton TM. Manejo de infecciones urinarias en adultos. N Engl J Med. 1993 329 (18): 1328-1334.

    10. Rubin US, Andriole VT, Davis RJ et al. Evaluación de nuevos fármacos antiinfecciosos para el tratamiento de la ITU. Enfermedad de Clin Infect. 1992, 15: 216-227.

    11. Rubin US, Andriole VT, Davis RJ et al. Directrices generales para el tratamiento de fármacos antiinfecciosos. Taufkirchen, Alemania: Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas. 1993, 240-310.

    12. Stothers L. Un ensayo aleatorio de mujeres en el embarazo. Can J Urol. 2002, 9 (3): 1558-1562.

    13. Warren JW, Abrutyn E, Hebel JR et al. Pautas para el tratamiento antimicrobiano de la cistitis bacteriana no complicada y la pielonefritis en mujeres. Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA). Clin Infect Dis. 1999, 29 (4): 745-758.

    14. Millar LK, Wing DA, Paul RH et al. Tratamiento ambulatorio de la pielonefritis en el embarazo: un ensayo controlado aleatorio. Obstet Gynecol. 1995, 86 (4): 560-564.

    15. Schaeffer AJ, Schaeffer EM. Infecciones del tracto urinario. Urología de Cambell-Walsh, 10a edición: editor AJ Wein, Filadelfia: Saunders, una huella de Elsevier Inc. 2012, 257-326.

    © A.R. Bogdanova, RR Sharipova, 2015 UDC 616.61-005.4-085.21.3 (048.8)

    PRINCIPIOS MODERNOS DEL TRATAMIENTO MÉDICO DE LA NEFROPATIA ISQUÉMICA

    BOGDANOVA ALINA RASYHOVNA, cand. cariño Sci., Asistente del Departamento de Medicina General, Universidad Estatal de Medicina de Kazan, Ministerio de Salud de Rusia, Rusia,

    420012, Kazan, st. Butlerova, 49, correo electrónico: [email protected]

    SHARIPOVA ROSALIA RADIKOVNA, terapeuta del departamento terapéutico del hospital clínico Mscch MIA en Rt, Rusia, 420059, Kazan, ul. Autopista de Orenburg, 132, correo electrónico: [email protected]

    Resumen El objetivo es analizar los datos actuales sobre el problema del tratamiento conservador de la nefropatía isquémica. Material y métodos. Una revisión de publicaciones de autores nacionales y extranjeros dedicados al tema de la corrección farmacológica de la hipertensión arterial como síndrome principal de nefropatía isquémica y trastornos del metabolismo lipídico. Resultados y discusión. Se presentan principios modernos.

    BOLETÍN DE MEDICINA CLÍNICA MODERNA 2015 Volumen 8, no. 6

    Pielonefritis aguda en niños. Los síntomas Diagnostico Tratamiento

    Pielonefritis aguda - Inflamación exudativa no específica aguda del tejido renal y la pelvis renal con fiebre, dolor, piuria y disfunción renal.

    Aumento de la temperatura corporal (a veces hasta cifras febriles) con escalofríos, dolor de cabeza, debilidad, anorexia, palidez de la piel.

    Особенности клинической картины острого пиелонефрита у детей раннего возраста, в частности преобладание внепочечных симптомов, обусловлены морфологической незрелостью мочевой системы и склонностью к генерализации воспалительного процесса. Заболевание начинается с гипертермии, нарастающих признаков токсикоза и эксикоза. Бурное начало особенно характерно для детей с постгипоксической энцефалопатией. Возбуждение, характерное для первых дней болезни, быстро сменяется адинамией. Возможны явления менингизма. У ребёнка снижается масса тела из-за выраженной анорексии, упорных срыгиваний и рвоты, жидкого стула. Диспептические явления могут преобладать над дизурическими. Иногда при внимательном наблюдении за ребёнком можно отметить беспокойство перед или во время мочеиспускания. В целом клиническая картина острой мочевой инфекции у детей раннего возраста напоминает сепсис и сопровождается изменениями не только в почках, но также в печени, надпочечниках и ЦНС.

    Лихорадка ремиттирующего типа, иногда с ознобом и потливостью, сохраняется около недели. В течение последующих 1-2 нед все проявления постепенно исчезают. Если заболевание затягивается более чем на 3 мес или рецидивирует, диагноз острого пиелонефрита следует пересмотреть с целью исключения обострения хронического процесса.

    Осложнения. Среди осложнений следует выделить сепсис, апостематозный нефрит (интерстициальный нефрит, характеризующийся формированием множественных гнойных очагов, особенно в корковом слое почки), карбункул почки, паранефрит, пионефроз и некроз почечных сосочков. Осложнения более характерны для детей раннего возраста.

    Наиболее характерны для пиелонефрита патологические включения в моче. Она часто становится мутной, может содержать небольшое количество белка. В осадке обнаруживают множество лейкоцитов, иногда — лейкоцитарные цилиндры, большое количество эпителиальных клеток, могут быть эритроциты, возможны гематурия (при папиллярном некрозе) или сгустки свежей крови, свидетельствующие об остром воспалительном процессе в мочевом пузыре. Лейкоциты обычно представлены нейтрофилами. Почти всегда выявляют большое количество микроорганизмов (50 000-100 000 микробных тел в 1 мл, взятом из средней порции выделяемой мочи, — достоверный признак бактериального воспалительного процесса у детей старшего возраста, 10 000 микробных тел в 1 мл — у младшей возрастной группы).

    En el estudio de la sangre, anemia moderada, leucocitosis con un desplazamiento de leucocitos hacia la izquierda, aumento de la VSG, concentración de proteína C reactiva, disproteinemia. Los indicadores del sistema inmunitario cambian: el número de linfocitos T y B, el contenido de Ig. Determine el aumento del título de anticuerpos séricos contra bacterias aisladas de la orina.

    El diagnóstico de la pielonefritis aguda es especialmente difícil en niños pequeños. La pielonefritis aguda debe excluirse de cualquier niño de los primeros años de vida con fiebre desmotivada, intoxicación y fenómenos dispépticos. En los niños mayores, en casos típicos se guían por una combinación de signos tales como fiebre, disuria y dolor de espalda o dolor abdominal. Los principales síntomas son alteraciones en la orina (leucocturias y bacteriuria). El diagnóstico debe contener la siguiente información.

    Determinación de la esencia patogénica del proceso (pielonefritis primaria o secundaria) que indica los factores que predisponen a su desarrollo (anormalidades del desarrollo, reflujo, cálculos, trastornos metabólicos, etc.).

    El período de la enfermedad (activo, desarrollo inverso de los síntomas, remisión clínica y de laboratorio completa).

    El estado de las funciones de los riñones.

    La presencia o ausencia de complicaciones.

    Si se sospecha de una pielonefritis, se debe prescribir una ecografía de los órganos urinarios para aclarar el tamaño, la posición, las peculiaridades de la estructura anatómica de los riñones (duplicación, hipoplasia, etc.) y el estado del sistema colector, posible detección de cálculos renales o vejiga, evaluación del flujo sanguíneo renal.

    La pielonefritis aguda se diferencia principalmente de la glomerulonefritis aguda, que no ocurre en el período agudo de una enfermedad bacteriana o viral, sino de 2 a 3 semanas después de una infección estreptocócica. La glomerulonefritis casi siempre se desarrolla en el contexto de una temperatura corporal ya normal y rara vez se acompaña de trastornos disúricos. Edema o tejido pastoso, hipertensión arterial, observada en la mayoría de los pacientes con glomerulonefritis, tampoco es característica de la pielonefritis. La oliguria del período inicial de glomerulonefritis contrasta con la poliuria, a menudo detectada en los primeros días de la pielonefritis aguda. La hematuria predomina en la glomerulonefritis, los cilindros siempre se detectan en los sedimentos de la orina, pero el número de leucocitos es insignificante, algunos de los cuales son linfocitos. La bacteriuria está ausente. Disminución de la concentración renal (en la muestra de Zimnitsky, la densidad máxima de la orina es inferior a 1.020 con una diuresis de menos de 1000 ml / día), amoniogénesis y acidogénesis combinadas con pielonefritis con aclaramiento de creatinina normal (reduciéndose esta última).

    Además, es necesario realizar un diagnóstico diferencial de la pielonefritis aguda con sepsis (si la pielonefritis no es una consecuencia de la sepsis), así como la apendicitis aguda, que con una ubicación atípica del apéndice puede ir acompañada de un fenómeno disúrico en ausencia de síntomas de irritación peritoneal. En este último caso, la investigación es de gran importancia para establecer el diagnóstico correcto. por recto permitiendo detectar una infiltración dolorosa en la región ilíaca derecha, y exámenes repetidos de orina. Con una ausencia persistente de flora bacteriana en la orina, se muestra un estudio de micobacterias.

    En cada caso de infección urinaria aguda, es extremadamente importante decidir si el proceso patológico se limita al tracto urinario inferior o a la pelvis renal y al tejido tubulointersticial de los riñones, es decir. Defina la enfermedad como pielonefritis, cistopielonefritis o cistitis. La pielonefritis es mucho más grave que la cistitis. Además, en la cistitis, no hay cambios en la orina atribuibles a los signos absolutos de la pielonefritis: cilindros de leucocitos, alta actividad enzimática característica del epitelio de los túbulos y una alta concentración de ß2 -microglobulinas, la presencia de bacterias recubiertas con anticuerpos (detectada mediante microscopía fluorescente). A diferencia de la cistitis, la pielonefritis está acompañada por un aumento en el título de anticuerpos antibacterianos en el suero sanguíneo, una disminución en la capacidad de concentración de los riñones, la amiogénesis y la acidogénesis.

    El tratamiento está dirigido a combatir el proceso infeccioso, la intoxicación, restablecer las funciones urodinámicas y renales, aumentando la reactividad del cuerpo.

    En el período agudo, el reposo en cama es necesario, especialmente a altas temperaturas corporales, escalofríos, intoxicación grave, trastornos disúricos y síndrome de dolor. Asigne una dieta con restricción de sustancias extractivas excretadas por el epitelio de los túbulos y tenga un efecto irritante (pimienta, cebolla, ajo, caldo saturado, carnes ahumadas, café, etc.). Para forzar la diuresis, es recomendable incluir frutas y verduras frescas con propiedades diuréticas (sandías, melones, calabacines, pepinos) en la dieta. Se recomienda aumentar la ingesta de líquidos en un 50% en comparación con la norma de edad. La terapia de transfusión, rehidratación y desintoxicación se muestra a niños pequeños, así como a niños mayores con enfermedades graves.

    A todos los pacientes con pielonefritis aguda se les prescriben antibióticos. En casos severos, el tratamiento comienza con la administración parenteral de medicamentos antibacterianos (preferiblemente bactericidas). La mayoría de los pacientes comienzan la terapia con antibióticos de manera empírica, ya que los resultados del examen bacteriológico y la determinación de la sensibilidad de la flora microbiana se pueden obtener solo después de 48 a 72 horas, y la terapia debe comenzar de inmediato. En ausencia del efecto del tratamiento después de 3 días, se lleva a cabo la terapia empírica para corregirlo con el cambio del antibiótico de acuerdo con el antibiograma. Para el tratamiento antibacteriano empírico (inicio) en el período agudo de la enfermedad con curso grave y moderadamente grave, puede usar los siguientes medicamentos.

    Nefrologia Liderazgo nacional

    El manual nacional "Nefrología" contiene información actual y actual sobre la organización de la atención nefrológica, los métodos de diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad renal. Una sección separada está dedicada a la descripción de los síndromes principales. El suplemento del manual en el CD incluye un manual farmacológico y otros materiales adicionales. Nefrólogos destacados participaron en la preparación de esta publicación como autores-compiladores y revisores. Todas las recomendaciones pasaron la etapa de revisión independiente.

    Dirigido a nefrólogos, médicos generales, médicos generales, pasantes, pasantes, estudiantes de posgrado y estudiantes de último año de universidades médicas.

    Metodología de Creación y Programa de Garantía de Calidad.

    Capítulo 1. Principios de organización de la atención nefrológica (N.A. Mukhin, V.V. Fomin, E.M. Shilov)

    Capítulo 2. Estilo de vida y progresión de la enfermedad renal crónica (NA Mukhin, VV Fomin)

    Capítulo 3. Criterios morfológicos para la progresión de la enfermedad renal crónica (V.А. Varshavsky, EM Paltseva, EM Shilov)

    Capítulo 4. El papel de la proteinuria en la progresión de la enfermedad renal crónica (I.N. Bobkova, L.V. Kozlovskaya)

    Capítulo 5. La hipertensión como un factor en la progresión de la enfermedad renal crónica (IM Kutyrina, VV Fomin, M.Yu. Shvetsov)

    Capítulo 6. Métodos de diagnóstico clínico (L.V. Kozlovskaya, N.A. Mukhin, V.V. Fomin)

    Capítulo 7. Farmacoterapia (L.V. Kozlovskaya, I.M. Kutyrina, N.A. Mukhin, V.V. Fomin, E.M. Shilov)

    Capítulo 8. Dietas (I.G. Kayukov, A.G. Kucher, A.V. Smirnov)

    Capítulo 9. Terapia renal de reemplazo (AM Andrusev, A.Yu. Zemchenkov, N.A. Tomilina)

    Capítulo 10. Recomendaciones clínicas sobre síndromes (VV Borisov, TV Vashurina, TS Voznesenskaya, OI Zrobok, NN Kartamysheva, LV Kozlovskaya, OV Komarova, I. M. Kutyrina, T.V. Margieva, T.V. Sergeeva, O.N. Sigitova, V.V. Fomin, A.N. Tsygin, M.Yu. Shvetsov, E.M. Shilov)

    Capítulo 11. La enfermedad de cambio mínimo (L.V. Kozlovskaya)

    Capítulo 12. Enfermedad renal crónica (V.A. Dobronravov, A.V. Smirnov, N.A. Tomilina)

    Capítulo 13. Anemia en la enfermedad renal crónica (V.M. Ermolenko, V.Yu.Shilo, NN Khasabov)

    Capítulo 14. Estado nutricional en pacientes con enfermedad renal crónica (L.V. Kozlovskaya, Yu.S. Milovanov)

    Capítulo 15. Glomeruloesclerosis focal segmentaria (L.V. Kozlovskaya, E.M. Shilov)

    Capítulo 16. Glomerulonefritis mesangioproliferativa (EM Shilov)

    Capítulo 17. Glomerulonefritis mesangiocapilar (L.V. Kozlovskaya, E.M. Shilov)

    Capítulo 18. Glomerulonefritis rápidamente progresiva (L.V. Kozlovskaya, N.L. Kozlovskaya, N.A. Mukhin, V.V. Fomin, E.M. Shilov)

    Capítulo 19. Pielonefritis aguda (VV Borisov, NB Gordovskaya)

    Capítulo 20. Pielonefritis crónica (VV Borisov, NB Gordovskaya)

    Capítulo 21. Amiloidosis (L.V. Kozlovskaya, V.V. Ramyev)

    Capítulo 22. Daño renal en vasculitis asociada a ANCA (TV Beketova, E.N. Semenkova)

    Capítulo 23. Daño renal con poliarteritis nodosa (TV Beketova, E.N. Semenkova)

    Capítulo 24. Daño renal en la púrpura de Schönlein-Genoha (SV Gulyaev, OG Krivosheev)

    Capítulo 25. Nefritis lúpica (L.V. Kozlovskaya, N.L. Kozlovskaya, E.M. Shilov)

    Capítulo 26. Daño renal con paraproteinemia (LS Biryukova)

    Capítulo 27. Daño renal en microangiopatías trombóticas (L.V. Kozlovskaya, N.L. Kozlovskaya)

    Capítulo 28. Nefropatía asociada con el síndrome antifosfolípido (NL Kozlovskaya)

    Capítulo 29. Nefropatía uratny (I.M. Balkarov, M.V. Lebedeva, V.V. Fomin)

    Capítulo 30. Nefropatía diabética (M.V. Shestakova)

    Capítulo 31. Nefropatía alcohólica (A.Yu Nikolaev)

    Capítulo 32. Nefrita tubulo-intersticial (S.O. Androsova, V.V. Fomin, E.M. Shilov)

    Capítulo 33. Nefropatía por oxalato (N.V. Voronina)

    Capítulo 34. Enfermedad renal isquémica (IM Kutyrina, S.V. Moiseev, V.V. Fomin, M.Yu. Shvetsov)

    Capítulo 35. Daño renal en la hipertensión arterial esencial (MM Batiushin, IM Kutyrina, S.V. Moiseev, M.L. Nanchikeeva, V.P. Terentyev, V.V. Fomin, M.Yu. Shvetsov)

    Capítulo 36. Urolitiasis (VV Borisov)

    Capítulo 37. Tuberculosis renal (V. Borisov)

    Capítulo 38. Cólico renal (VV Borisov) Capítulo 39. Nefropatía de mujeres embarazadas (NB Gordovskaya, NL Kozlovskaya)

    Capítulo 40. Infección del tracto urinario en mujeres embarazadas (NB Gordovskaya, NL Kozlovskaya)

    Capítulo 41. Hidronefrosis (Yu.G. Alyaev, V.A. Grigoryan, M.E. Enikeev, I.G. Kasiteridi, D.V. Chinenov, E.V. Shpot)

    Capítulo 42. Enfermedad renal poliquística (IM Kutyrin)

    Capítulo 43. Cáncer de riñón (Yu.G. Alyaev, V.A. Grigoryan, M.E. Enikeev, E.V. Shpot)

    Capítulo 44. Daño renal en las infecciones por VHB y VHC (L.V. Kozlovskaya, N. B. Gordovskaya)

    Capítulo 45. Nefropatía asociada al VIH (L.V. Kozlovskaya, V.V. Fomin)

    Capítulo 46. Fiebre hemorrágica con síndrome renal (B.Z. Sirotin, R. M. Fazlieva)

    Capítulo 47. Insuficiencia renal aguda (V.M. Ermolenko, A.Yu. Nikolaev)

    Capítulo 48. Insuficiencia renal crónica (V.M. Ermolenko, I.M. Kutyrin, A.Yu. Nikolaev, T.E. Rudenko, N.A. Tomilina)

    Capítulo 49. Enfermedad del trasplante de riñón (Ya.G. Moysyuk, E.S. Stolyarevich, N.A. Tomilina)

    Capítulo 50. Anomalías del desarrollo de los riñones (V. Borisov)

    Capítulo 51. Nefropatía radiopaca (IG Kayukov, AV Smirnov)

    Capítulo 52. Nephroptosis (V.V. Borisov)

    CONTENIDO COMPACTO DISCATEST Examen

    Nefrología - Y

    ObstetriciaAlergología e InmunologíaAnatomiaAnestesiología y Reanimación.BiologíaMedicina veterinariaEnfermedades internasMedicina orientalGastroenterologíaHematologíaHigieneGinecologiaHomeopatíaDermatovenereologíaDiagnósticosCuidado de la saludEnfermedades infecciosasCardiologíaLibros en inglesTerapia fisicaMasajesMicrobiologíaNarcologíaMedicina popularNeurologíaNefrologiaOncologíaOrtopediaOtorrinolaringologíaOftalmologíaFisiopatologiaPediatriaPsiquiatría-psicología Neumología ReumatologíaOdontologiaMedicina forenseTerapiaToxicologíaTraumatologiaUrologíaFarmacologíaFisiologíaFisioterapiaFisiatríaLa cirugíaEndocrinologiaEpidemiologia

    Género: Urología, nefrología

    Descripción: En la práctica clínica, se han utilizado nuevos métodos de diagnóstico: imágenes de radiación de los riñones, detección de anticuerpos contra el citoplasma de neutrófilos para el diagnóstico de vasculitis sistémica y glomerulonefritis rápidamente progresiva, microalbuminuria - para el diagnóstico temprano de nefropatía diabética, etc. e inhibición de la progresión de enfermedades glomerulares, terapia de pulso con ciclofosfamida en formas progresivas de nefritis en La ciclosporina A comenzó a usarse no solo en transplantología, sino también en nefrología terapéutica. En Rusia, continúa el desarrollo de la diálisis peritoneal, lo que amplía significativamente las posibilidades de la terapia de sustitución en la uremia crónica. En este sentido, se hizo necesario sistematizar los nuevos datos.

    La guía "Nefrología" establece una comprensión moderna de la morfología y fisiología de los riñones, los mecanismos de desarrollo y progresión de la nefropatía y los métodos para estudiar a los pacientes nefrológicos. Se presentan los principales síndromes clínicos (síndrome nefrótico, hipertensión renal, insuficiencia renal aguda y crónica) y las principales enfermedades de los riñones: glomerulonefritis, pielonefritis, nefrolitiasis, amiloidosis, daño renal en enfermedades sistémicas, metabólicas, infecciosas y tumores. Se discute el daño renal en la infancia y la senilidad, así como durante el embarazo. Reflejos terapéuticos modernos reflejados en el tratamiento de la nefropatía principal.

    Capítulo 1. Morfología funcional de los riñones. V.V. Serov

    Capitulo 5 Métodos de investigación para pacientes con nefrología

    5.2. Valoración del estado funcional de los riñones. I.M. Kutyrina

    5.3. Métodos de investigación en visualización. A.V. Amosov, V.V. Borisov

    5.4. Biopsia del riñón. A.Yu. Nikolaev

    Capitulo 7 Proteinuria y síndrome nefrótico. I.E. Tareeva, L.R. Polyantsev

    Capitulo 9 Glomerulonefritis

    9.1. Preguntas comunes. Clinica E.M. Tareev

    9.2. Comentarios sobre secciones escritas por Е.М. Tareevym, N.A. Mukhin

    9.3. Morfología de la glomerulonefritis. V.V. Serov, V.A. Varsovia, A.A. Ivanov

    9.4. Mecanismos de progresión de la glomerulonefritis. I.E. Tareeva, I.N. Bobkova, L.V. Kozlovskaya, I.M. Kutyrina, N.I. Neverov, E.M. Shilov

    9.6. Tratamiento de la glomerulonefritis. I.E. Tareeva, E.M. Shilov

    Capitulo 10 Riñón con enfermedades sistémicas.

    10.1. Daño renal en el lupus eritematoso sistémico. I.E. Tareeva, T.I. Krasnova

    10.2. Daño renal con poliarteritis nodular. E.N. Semenkova

    10.4. Daño renal con poliarteritis microscópica. E.N. Semenkova

    10.5. Daño renal en la púrpura de Shenlein-Henoch. A.Yu. Nikolaev, O. G. Krivosheee

    10.6. Daño renal en esclerodermia sistémica. N.G. Guseva

    10.8. Microangiopatía trombótica: púrpura trombocitopénica trombótica y síndrome de hemolitticemia. L.V. Kozlovskaya

    Capitulo 12 Nefropatía tubulo-intersticial. I.E. Tareeva

    Capitulo 14 Lesiones medicinales de los riñones. I.E. Tareeva, A.Yu. Nikolaev, S. O. Androsova

    Capitulo 15 Pielonefritis. I.A. Borisov

    Capitulo 19 Riñón gotoso. N.A. Mukhin, I.M. Balkar

    Capítulo 20. T riñón de la tuberculosis. Yu.G. Alyaev, V.V. Borisov

    Capitulo 22 Nefroptosis A.V. Kukhtevich

    Capitulo 24 Daño renal en el alcoholismo. A.Yu. Nikolaev

    Capitulo 25 Riñón y embarazo. V.A. Rogov, N.B. Gordovskaya

    Capitulo 26 Características de la patología renal en niños. M. S. Ignatov

    Capitulo 28 Tumores del riñón. Yu.G. Alyaev, A.A. Krapivin

    Capitulo 32 Daño renal con paraproteinemia. I.E. Tareeva, N.B. Gordovskaya

    Calidad: Páginas escaneadas

    Esta guía práctica "Nefrología" difiere de la primera edición de un volumen algo grande.

    La guía práctica "Nefrología" está dirigida a nefrólogos, médicos generales, pediatras, médicos generales y especialistas en especialidades relacionadas.

    Capitulo 2 Mecanismos de la micción. Yu.V. Natochin

    Capitulo 3 Riñón y metabolismo del agua y los electrolitos. I.M. Kutyrina

    Capitulo 4 Metabolismo del fósforo-calcio y riñones. V.M. Ermolenko

    5.1. Prueba de orina L.V. Kozlovskaya

    Capitulo 6 Inmunopatología de la enfermedad renal. E.M. Shilov

    Capitulo 8 Hipertensión renal y arterial. I.M. Kutyrina, A.A. Mikhailov

    9.5. Características clínicas de las formas morfológicas individuales de la glomerulonefritis. I.E. Tareeva

    9.7. Diuréticos. I.M. Kutyrina

    10.3. Daño renal en la granulomatosis de Wegener. E.N. Semenkova

    10.7. Daño renal con crioglobulinemia mixta. NB Gordovskaya, L.V. Kozlovskaya

    10.9. Síndrome de Goodpasture. N.A. Mukhin

    Capitulo 11 Disfunción tubular. I.E. Tareeva, M.S. Ignatova

    Capitulo 13 Nefropatía hereditaria y congénita. M.S. Ignatov

    Capitulo 16 Pielonefritis xantogranulomatosa. Yu.G. Alyaev, T.N. Hansen, N.A. Grigoriev

    Capitulo 17 Nefropatía por reflujo. A.V. Kukhtevich

    Capitulo 18 Enfermedad renal I.E. Tareeva, A.V. Kukhtevich

    Capítulo 21. Enfermedad renal poliquística. I.M. Kutyrina

    Capitulo 23 Nefropatía diabética. N.A. Mukhin, M.V. Shestakova

    Capitulo 27 Riñon senil. I.A. Borisov, Yu.L. Perov

    Capitulo 29 Hiperplasia benigna (adenoma) de la glándula prostática. V.A. Cuernos

    Capitulo 30 Nefropatía paraneoplásica. N.A. Mukhin, N.N. Khasabov

    Capitulo 31 Amiloidosis de los riñones. N.A. Mukhin, V.V. Serov, L.V. Kozlovskaya

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send